miércoles, 04 de febrero de 2015
primicias

Karina Jelinek: "Estoy tranquila porque pago mis impuestos y no voy a ser vecina de Susana"

La modelo debe demostrar de dónde obtiene el dinero para alquilar una casa en Barrio Parque. Sus declaraciones. 

La AFIP comenzó una investigación a Karina Jelinek luego de que se conociera que la modelo se va a mudar a una casa en Barrio Parque que cuesta 50 mil pesos por mes.
Según se supo, la Administración Federal de Ingresos Públicos ya notificó a la ex mujer de Leo Fariña. El pedido de la AFIP incluye que la modelo aclare de dónde surge el dinero para pagar esa propiedad y cuáles son las condiciones del contrato de alquiler.
Ante estas versiones, Jelinek señaló que no teme ser investigada: "Llamé de inmediato a mis abogados y me dijeron que no hay ninguna investigación en curso. Estoy tranquila porque pago mis impuestos y estoy limpia. De todos modos, es raro que me investiguen por un alquiler que no existe. Una amiga me presta la casa", dijo en una entrevista con el diario Muy.
Sus abogados Carlos Sánchez Herrera y Carlos Froment, emitieron un comunicado para aclarar la situación y asegurar que el contador de la modelo no recibió ninguna notificación sobre una investigación en curso: "Sigue viviendo en su domicilio conyugal, del que se retirará en marzo y nuestra cliente no ha firmado ningún contrato de alquiler".
Además, explican que Jelinek consiguió una casa en comodato, por un tiempo reducido, a través de una amiga, a cambio de asumir los gastos de mantenimiento y conservación del inmueble, no de una suma determinada de dinero. Incluso, revelan que el contrato por ese intercambio aún no se firmó.
La morocha sostuvo que solo se hará cargo de los gastos de la vivienda: "No sé de dónde sacaron lo de los 50 mil pesos. Me hace mal que digan tantas bobadas. ¡Tampoco voy a ser vecina de Susana Giménez! Tengo mucha tristeza porque se armó un lío al pepe. Una amiga me presta la casa porque tengo que dejar el departamento (que compartía con Leo Fariña) y no tengo a dónde ir. Me la daba hasta que pudiera encontrar un lugar fijo. Yo sólo me tengo que hacer cargo de los gastos que eran 16 mil pesos aproximadamente".
"La casa no es una mansión, es simple y nada del otro mundo. De hecho la pinté de blanco por fuera para que quede más linda. Pero es una casa sin lujos y me gusta porque es más mi estilo”, agregó.
Lo cierto es que ante las repercusiones que tuvo el tema, Karina teme en que su amiga rompa el trato que hizo con ella: “Ahora no sé si mi amiga me la va a prestar. ¡Ojalá que no se enoje! De todos modos si no me mudo ahí, buscaré un departamento acorde a mis ingresos", indicó.