miércoles, 14 de diciembre de 2011
primicias

Karina Jelinek, amenazada y con custodia

Según comunicó anoche en “Animales Sueltos” el marido de Karina Jelinek, Leonardo Fariña, la modelo permanecería desde hace unas horas encerrada en su domicilio y custodiada por guardaespaldas.

Anoche, enfurecido, Leonardo Fariña, marido de Karina Jelinek, comunicó en el programa de Alejandro Fantino, que un complot se viene pergeñando en su contra desde hace meses.

Según el empresario, quien en el envío de América se autodeclaró “lobista”- desde su aparición en el medio como marido de Karina Jelinek, algunas personas- que no quiso nombrar- habrían comenzó una cruda campaña contra su persona.

“Estoy cansado de que me saquen plata”, vociferó Fariña crípticamente, y continuó: “Usan a mi esposa para pegarme a mí”.

Pero el morocho se refirió, además, a los rumores disparados por Chiche Gelblung cuando el periodista salió a decir que la mujer de Fariña, Jelinek, habría comenzado una relación clandestina con Fito Páez por falta de sexo.

Enfurecido, Leonardo Fariña aseguró que el estilo de vida que tenía antes de conocer a Jelinek era muy bueno y que el dinero lo hizo trabajando. “Soy contador. Me rompí el ort… en La Plata”, aseguró.

En su declaración, el hombre, disparó una serie de amenazas y, aunque el conductor le preguntó a Leo de quiénes estaba hablando, Fariña no dio indicios: “Ya que todos quieren bailar el Rock & Roll… y que siempre me pegaron a mí y jugaron con que yo me calle porque tengo perfil bajo, vamos todos a jugar el mismo juego”, sentenció.

Y agregó, encolerizado: “Si quieren quilombo van a tener quilombo, pero que se atengan a las consecuencias porque yo estoy limpio y ellos no. Me da lástima que hay una serie de personas que van a caer y si esto no se soluciona van a caer en la volteada…”, anunció Fariña.

En tanto, a las 00:30 de anoche, según confirmó primero Jacobo Winograd y corroboró luego el propio Leonardo Fariña, Karina Jelinek, quien se presentaría junto a su marido en “Animales Sueltos”, se encuentra en su domicilio custodiada por personal de seguridad tras haber sido amenazada.