miércoles, 27 de abril de 2011
primicias

Juana Viale: Desconsuelo, culpa y dolor, tras el escándalo con Loasteau

Luego del escándalo en que se vio involucrada partir de las fotos publicadas por la revista Paparazzi, donde se la vio a los besos con el ex Ministro de Economía Martín Losusteau, Juana Viale se pasa el día encerrada en su casa, sumida en la más profunda tristeza. Además de todo lo sucedido en estos últimos días, la actriz suma como nuevo obstáculo a superar, la pelea que, según una nota publicada por Caras, habría sostenido con su abuela, Mirtha Legrand.

Puede decirse que, por estos días, Juanita Viale se encuentra viviendo una de las épocas más oscuras de su vida. Las equivocaciones cometidas por la actriz fueron develadas y la exposición de sus actos desencadenó grandes y pequeños escándalos, según el ojo con que la muchacha sopese cada una de las situaciones que se fueron generando desde la semana pasada hasta el presente.

Primero, fue pescada in fraganti por la Revista Paparazzi, mientras la actriz se encontraba a los besos en su auto, a plena luz del día y con Martín Loausteau. Luego, su ex pareja, Gonzalo Valenzuela, abandona el hogar tras una fuerte discusión.

Si agregamos a éste hecho el embarazo que la muchacha lleva de Valenzuela, la situación de Juanita podría llegar a verse peor de lo que realmente es, por una simple cuestión moral, ejercida, con el mismo rigor, tanto por las señoras que compran en la feria y aprovechan la cola de la verdulería para comentar el último escandalete de la semana, o, como por ejemplo, por los ciudadanos más solemnes y potentados, de esos que se reúnen en exclusivos clubes para jugar al bridge, entre copa y copa.

La cuestión es que, la mayoría de las veces, la mirada de los demás, siempre suele aportar un peso adicional al que comúnmente nos demanda nuestra conciencia. Bajo la lupa del otro, de la sociedad, ciertos errores y/o equivocaciones influyen drásticamente para multiplicar nuestras culpas. Y Juana siente culpa y así lo ha expresado a través de un comunicado enviado a los medios hace pocos días.

Tal es así, (la culpa que la actriz siente), que Juana, ha decidido encerrarse en su domicilio, con el propósito de alejarse de los medios, pero también, por la profunda tristeza que por estos días siente tras lo sucedido. Comentan, fuentes allegadas a este portal, que el llanto es, hoy, una constante en la vida de Viale.

Además y, para colmo, el escándalo ha comenzado a debilitar estables relaciones que la actriz tenía con parte de sus familiares, por ejemplo, con su abuela, Mirtha Legrand. Según una nota publicada por Caras, Juanita tuvo una seria discusión con la diva de los almuerzos, quien la habría cuestionado por su comportamiento. Según una fuente allegada a la publicación, Chiquita, le habría acusado a Juana de haber arrastrado a la familia al fango. ¿No será mucho?