viernes, 15 de julio de 2011
primicias

Jacobo Winograd: "Estoy en las manos de Dios"

Esta tarde el rey de los mediáticos se quebró en Infama y debió abandonar momentáneamente el móvil luego de confesar el miedo que siente por la operación de columna a la que deberá someterse en unos días. "Tengo miedo, estoy asustado, tengo que estar en terapia intensiva", y agregó: "Prefiero que Dios me lleve, pero que no me deje en silla de ruedas".

Esta tarde, en Infama, en el marco del recuentro de Silvia Süller con su hijo, Jacobo Winograd opinó del feliz acontecimiento y desde un móvil apoyó a la ex de Silvio Soldán.

Pero Jabobo, quien se encuentra en un momento muy particular de su vida, confesó que deberá ser sometido a una intervención quirúrgica de columna a raíz de dos hernias de disco que lo están enloqueciendo.

Quebrado hasta las lágrimas, el hombre decidió cortar el móvil para calmarse y volver a hablar de su drama personal. La vida es muy corta. Me operan el miércoles de la columna porque puedo quedar en una silla de ruedas. Si no me operó, hasta me puedo morir. Estoy muy asustado. Prácticamente no puedo caminar.

Y agregó: No siento los pies ni las manos. Me asusté cuando me hablaron que voy a quedr en terapia intensiva por 48 horas. Hace un rato estuve hablando con dos psicólogas, pero estoy muy asustado. Estoy mal. Sacame del aire.

Mientras Jacobo desaparecía de cuadro, Silvia Süller, se ofrecía cariñosamente a acompañarlo en su internación.

Luego de unos instantes, el hombre logró reponerse y retomó la explicación: Tengo miedo. Es la médula, la columna. El médico me dijo que tenía dos caminos: o me opero o la silla de ruedas. Yo le dije que me opere, que así no quería vivir. Estoy en las manos de Dios y en la de los médicos que me van a operar, contaba Jacobo, quien luego aseguró que prefería morirse a perder la movilidad.

Las declaraciones completas de Jacobo Winograd en el video de esta nota.