sábado, 08 de agosto de 2015
SE TRABÓ EL ACUERDO

Polémica judicial por un auto de "Volver al futuro"

Un acuerdo para resolver una demanda sobre el auto usado en la película de 1985 "Volver al futuro" sufrió un revés.

El año pasado, la viuda del fabricante de autos John DeLorean demandó a una compañía de Texas argumentando que ha usado ilegalmente el nombre DeLorean por años. El DMC-12, conocido simplemente como "el DeLorean", fue conducido por el actor Michael J. Fox en la cinta y desde entonces cuenta con seguidores de culto.
 
Ambas partes alcanzaron un acuerdo preliminar en junio en el que Sally DeLorean, quien vive en Nueva Jersey con su hija, iba a recibir una suma de dinero no revelada. Pero su abogado escribió una carta al juez esta semana en la que dice que los abogados de la compañía estaban tratando de cambiar el acuerdo a último minuto.
 
La compañía busca que las herederas de DeLorean digan que su caso no tenía mérito y que también "accedan a que el demandado use el nombre DeLorean para virtualmente cualquier propósito", escribió el abogado R. Scott Thompson.
 
En una carta de respuesta al juez presentada el jueves, un abogado de DeLorean Motor Company, con sede en Texas, rechazó tales alegatos y dijo que la compañía sólo quiere que el lenguaje en el acuerdo asegure que no vuelva a ser demandada en el futuro y que "les permita simplemente seguir adelante con su negocio como lo ha estado haciendo en los últimos más de 20 años".
 
Los abogados de ambas partes no respondieron el jueves emails en busca de comentarios.
 
John DeLorean, un innovador de la empresa automotriz que comenzó su carrera en General Motors antes de formar su propia compañía en la década de 1970, murió en Nueva Jersey en el 2005 a los 80 años, tras años de batallas en la corte que incluyeron un muy publicitado juicio por drogas en los 80 en el que fue absuelto de cargos de asociación ilícita para vender millones de dólares en cocaína. Su otrora propiedad en las ondulantes colinas a unos 65 kilómetros (40 millas) al oeste de la ciudad de Nueva York fue convertida por Donald Trump en un campo de golf en el 2004.
 
Sólo unos 9.000 autos DeLorean fueron producidos antes de que la compañía se fuera a la quiebra a principios de los 80, pero el estilo elegante y angular del vehículo y sus puertas de ala de gaviota le merecieron un papel en las películas "Volver al futuro".
 
La demanda de Sally DeLorean alega que DeLorean Motor Company ha estado usando ilegalmente el nombre de DeLorean para vender sombreros, bolígrafos, cuadernos, llaveros y otros artículos, y que ha licenciado ilegalmente su nombre e imagen a otras compañías que incluyen Nike, Mattel, Urban Outfitters y Apple. La empresa nunca se afilió formalmente con la compañía que fundó DeLorean. (AP)