lunes, 29 de junio de 2015
infartantes

La tendencia de lucir vestidos transparentes suma adeptas y también críticas de expertos

Carolina Herrera fue una de las que salió al cruce del estilo que cada vez más estrellas imponen con vestidos en los que la piel tiene más protagonismo que la tela. Mirá las fotos

El nudismo es una tendencia que crece, en las playas europeas cada vez más mujeres se pasean en topless, e incluso por las calles utilizan atuendos transparentes. Ese mismo estilo obsesiona a las estrellas de Hollywood que compiten en las sucesivas alfombras rojas por quién luce el vestido que más muestra la piel.
La tendencia ponderada por Rihanna, Kim Kardashian, Beyoncé y Jennifer Lopez no ha hecho más que ganar adeptas en los últimos años. Por ejemplo en la Gala del Metropolitan de este año, tres de las celebrities más esperadas optaron por llamar la atención con la táctica de presentarse semidesnudas.
Incluso Marilyn Monroe le cantó el 'happy birthday' a John F. Kennedy enfundada en un vestido transparente salpicado de cristales Swarovski y en 1988, Cher ganaba un Oscar por su papel en "Hechizo de luna" con un vestido negro transparente de Bob Mackie. A partir de ahí varias han sido las actrices y celebrities que han apostado por enseñar, más que por insinuar, para conseguir la atención mediática.
 
Pero este estilo también ha recibido cuestionamientos por diferentes voces de la industria y de los medios.
En unas declaraciones hechas al The Washington Post, Carolina Herrera critica la obsesión de algunas estrellas por llevar vestidos en los que la carne tiene más protagonismo que la tela, ''en la vida debería haber un poco de misterio'' fueron sus sabias palabras. 
Son tiempos de sobrexposición de las intimidades, ya sea por la vía de las redes sociales, o por el lado de la indumentaria, donde aún está por verse si retornará la idea de "dejar librado a la imaginación" o se expandirá la de mostrar todo.