martes, 27 de diciembre de 2016
vida de excesos

George Michael: fiestas y drogas habrían acompañado al artista hasta su muerte

Cercanos al músico, fallecido este 25 de diciembre, revelaron a diferentes medios cómo la estrella británica siguió consumiendo sustancias ilícitas a pesar de sus rehabilitaciones, y realizó "salvajes" celebraciones.

Varios cercanos al cantante George Michael han manifestado cómo era la vida del artista en la época previa a su muerte, ocurrida este 25 de diciembre.

Según publicó Daily Mail, el publicista y amigo de Michael, Gary Farrow, aseguró que el fácil acceso a las drogas que siempre tuvo el músico fueron "la causa de sus últimos problemas de salud. George era demasiado inteligente como para volver a retomar de forma consciente esos nocivos hábitos, pero me imagino que cuando la enfermedad es demasiado difícil de sobrellevar, es casi imposible luchar contra la tentación".

Farrow agregó además que, a pesar de este problema de adicciones, el fallecido artista podría haber lanzado hasta dos discos más antes de retirarse.

Otro cercano a la estrella declaró a Mirror que el intérprete de Faith disfrutó toda su vida de grandiosas fiestas, las que incluso tuvo pocas semanas antes de su muerte. Según los entrevistados por este medio, el músico tuvo salvajes y masivas celebraciones en su mansión de Highgate, al norte de Londres, cuyo valor bordea los US$ 10 millones. "A George le gustaba tener amigos cerca y a menudo estaba todavía fuerte para permanecer hasta bien entrada la mañana siguiente. Esto continuó justo hasta su muerte", declaró uno de los consultados.

Mientras, el medio Telegraph entrevistó a otros allegados a Michael, quienes revelaron que el músico, presuntamente, siguió luchando contra las drogas hasta este año, sobre todo por su debilidad con la heroína, y que incluso sufrió algunas sobredosis. "Ha sido llevado a urgencias en varias ocasiones", declaró esta fuente al mismo medio. "Usó heroína. Creo que es increíble que haya durado tanto como lo hizo", agregó. Cabe recordar que Michael estuvo por última vez en una clínica de rehabilitación hace solo 18 meses.

Por años, el artista fallecido a los 53 años, acaparó portadas por sus escándalos relacionados a drogas y excesos. Reconoció que en uno de sus peores momentos fumó hasta 25 cigarros de marihuana diarios, y en 2008 fue detenido por fumar crack en un baño público, por solo nombrar algunos de esos desafortunados episodios.

Su novio más reciente, Fadi Fawaz, con quien tenía una relación hace unos cuatro años, volvió a referirse a la muerte de su pareja tras el mensaje que escribió en Twitter. "Es un gran shock, obviamente, y es realmente doloroso. Me quedé todo el fin de semana. Estaba ahí el viernes por la noche y luego lo encontré el domingo. Lo encontré muerto en la mañana. Estaba tranquilo", dijo a Mirror.

Mientras las causas de su muerte siguen siendo desconocidas (aunque ya se descartó el suicidio y la intervención de terceros), su representante Michael Lippman esbozó una insuficiencia cardíaca sufrida por Michael durante la noche del 25 de diciembre.