lunes, 18 de mayo de 2015
Tremendas imágenes

Famoso actor británico, destruido por su adicción al alcohol

El actor irlandés Jonathan Rhys Meyers, de 37 años, fue sorprendido por paparazzis bebiendo vodka directamente de la botella en una calle de Londres. Las fotos muestran el mal momento del actor.

El diario inglés Dailymail publicó fotos del actor irlandés Jonathan Rhys Meyers, de 37 años, bebiendo vodka directamente de la botella en una calle de Londres, el fin de semana. La estrella de Elvis, Match Point, Misión Imposible III y de la serie Los Tudor, donde interpretó el rol de Enrique VIII de Inglaterra, fue visto en el peor de los estados, tomando de una botella de vodka que ponía y sacaba de una bolsa.
 
Jonathan Rhys-Meyers tiene una larga lucha contra su aducción al alcohol. En mayo de 2005, se internó en el centro de rehabilitación Promises de Malibú, California. El 24 de abril de 2007, Associated Press informó que Rhys Meyers había retomado el tratamiento. Sin embargo, en noviembre de 2007, Rhys Meyers fue arrestado en el aeropuerto de Dublín por alteración del orden público y por estar bajo los efectos del alcohol en plena promoción de su película August Rush. Dos días después, el 20 de noviembre, la madre del actor, Geraldine Meyers-O’Keeffe, falleció a los 50 años, en Irlanda, después de una corta enfermedad.
 
El 27 de febrero de 2009, el actor ingresó a rehabilitación por tercera vez. En mayo de 2010, se informó de que Rhys Meyers había sido suspendido de por vida para volar con United Airlines debido al comportamiento “agresivo” y “perjudicial”, incluyendo el un insulto racial en un incidente relacionado con el alcohol en el aeropuerto John F. Kennedy.
 
El 30 de junio del 2011 el diario británico The Sun publicó que Rhys-Meyers había sido hospitalizado por lo que, a primera vista, parecía un intento de suicidio, ya que había sido sacado de su casa con una intoxicación de pastillas. Pero en realidad, luego se informó de que lo que había provocado la hospitalización había sido la bebida.
 
En noviembre de 2011, Meyers fue ordenado, por un tribunal francés, a pagar una indemnización de 1000 euros y se le aplicó una sentencia suspendida por intoxicación pública por 24 meses.
FUENTE