sábado, 27 de mayo de 2017
increíbles declaraciones

Brad Pitt habla de sus grandes defectos en una entrevista

En la entrevista, el "divo" del cine estadounidense confiesa: "Todas mis debilidades nacen de mi arrogancia".

«Todas mis debilidades nacen de mi arrogancia. Soy conocido por pisar charcos repletos de mierda -al menos a mí me parece épico-. Suelo decir lo menos indicado, en el momento y lugar menos indicados», explica a GQ y añade que está intentado mejorar: «Va en serio. Estoy intentando mejorar de verdad».

Después de conocer sus problemas con la bebida y la marihuana -«no puedo acordarme de un solo día desde que acabé la universidad en el que no haya bebido, no me haya fumado un porro o algo así»- Pitt afirma haber comenzado una nueva etapa: «Para mí este periodo ha sido para descubrir mis debilidades y fallos y hacerme responsable de ellos». Y es que los demonios que han perseguido a Brad Pitt le han hecho la existencia más compleja: «Recuerdo algunos momentos en mi vida en los que me cansé de mí mismo. Y este es uno de ellos».

Su proceso judicial para divorciarse de Angelina le ha llevado a acudir a dos terapeutas para obtener ayuda; además, toda la vorágine informativa le ha venido grande pues nunca pensó que esto pudiera pasarle a él: «Recuerdo un pensamiento que me vino a la cabeza hace año o año y medio. Alguien estaba atravesando por un escándalo y pensé: "Gracias a Dios a mí no me va a tocar vivir uno de esos nunca más". Vivo mi vida, tengo mi familia, hago mi trabajo, no hago nada ilegal y no me cruzo en el camino de nadie. ¿Cómo es esa cita de David Foster Wallace? 'La verdad te hará libre, pero no hasta que haya acabado contigo'».

En lo que respecta a sus hijos, Brad reconoce que es un tema muy complejo: «Los niños son muy delicados y lo absorben todo. Necesitan que alguien les coja de la mano y les explique las cosas. Necesitan que les escuchen. Cuando me dejo llevar por el trabajo, no escucho. Quiero mejorar esto». Y por último, en lo que respecta a sus emociones y sentimientos con sus hijos afirma que es «lento» a la hora de «hacer inventario de sus emociones» ya que «darme cuenta de ello durante nuestro divorcio ha sido como un sopapo: tengo que ser algo más para ellos y se lo debo demostrar. Hasta ahora no he sido muy bueno en esto».

Embed
Embed
Embed