lunes, 28 de febrero de 2011
primicias

Hopkins, mucho más que los Oscars

"El Rito", con Anthony Hopkins, fue vista por más de 60 mil espectadores, quedando al tope de la taquilla por tercera semana consecutiva. "El Cisne negro" y "El discurso del Rey", completan el podio, mientras que las candidatas al Oscar "El Ganador" y  "127 Horas" estrenaron con poca venta de entradas, lejos del top ten. 

Nada parece alterar la buena performance de El Rito, la película protagonizada por Anthony Hopkins que sigue quedándose con el primer puesto en venta de entradas en los cines argentinos.

 

La historia del sacerdote encarnado por el legendario Hopkins fue vista por 60.391 espectadores, dando cuenta de la tendencia en favor del terror por tercer fin de semana consecutivo en Argentina.

 

El cisne negro, con 55.700 entradas vendidas, y la ganadora del Óscar El discurso del rey,  con 49.700 tickets, fueron las que siguieron en la lista, sobre un total de casi medio millón de espectadores en todo el fin de semana, un 12 por ciento menos de público que la semana anterior, seguramente acentuado con los días previos al inicio de clases en mayor parte del país.

 

Un dato curioso arroja Natalie Portman, quien resultó ser la actriz más vista del fin de semana. Porque al buen desempeño en taquilla de la película de Darren Aronofsky que le valió un Óscar, se le suma el estreno de Amigos con Derechos, protagonizada junto a Ashton Kutcher, vista por casi 44 mil personas. En el acumulado , la joven galardonada fue vista de jueves a domingo por unas cien mil persona en los cines de la República Argentina.

 

Poca suerte en las salas tuvo 127 horas, la película de Danny Boyle nominada a varios Oscars y protagonizada por quien condujo la ceremonia (James Franco), pero que no hizo efecto en estas tierras, con apenas 19.200 entradas, ubicándose undécima entre las proyecciones en nuestro país.

 

 

Peor le fue a El ganador, que conquistó nada menos que los premios de Mejor Actor y Mejor Acriz de reparto en los Oscars, pero que no pudo meterse entre las más vistas del fin de semana, con menos de cinco mil espectadores.