miércoles, 22 de junio de 2011
internacionales

Guillermo y Catalina recorren Canadá en su primer viaje al exterior

Parece casi una segunda luna de miel: fogatas, canotaje en la selva, un día entero sin compromisos reales y la posibilidad de recorrer Canadá en todo su esplendor estival.Pero será un viaje de trabajo para el príncipe Guillermo y su consorte Catalina -el primero al exterior desde su casamiento- con actos de beneficencia, discursos, colocación de ofrendas florales y revistas militares.

Recorrerán una buena parte de Canadá en un viaje de ocho días para destacar los lazos con la Comunidad Británica, y luego irán a Los Angeles, donde los columnistas de farándula, críticos de moda y sabelotodos de Hollywood tratarán de fingir que no están demasiado impresionados por la rutilante pareja real.

Funcionarios de la realeza dieron a conocer el martes los detalles del viaje, que comenzará con el arribo de la pareja a Ottawa el 30 de junio para los festejos, al día siguiente, de la fecha patria canadiense.

Catalina no prevé hacer discursos. Los manejadores de la agenda real quieren que aprenda poco a poco a manejarse frente a una prensa atenta a cada uno de sus gestos.

Guillermo piensa demostrar su destreza como piloto de rescate al participar de una demostración de acuatizaje de helicópteros, una especialidad canadiense. La pareja también se pondrá delantales para participar de un taller de cocina en Quebec.

La agenda del duque y la duquesa de Cambridge -tal su título oficial- incluye pasos por Montreal, un viaje en fragata a Quebec y a la provincia atlántica de Prince Edward Island, entre otros.

Después de Canadá, pasarán tres días en el sur de California, donde asistirán a una cena de gala en el Teatro Belasco para presentar jóvenes talentos británicos a directivos de los estudios de Hollywood y a un partido de polo con fines de beneficencia. Es el primer viaje de la duquesa a América del Norte. (AP).