lunes, 09 de mayo de 2011
primicias

Gladys Florimonte Vs. Carlos Perciavalle: La guerra continúa

El público, ajeno a la feria de vanidades en torno a la tirria que desde hace semanas existe entre Gladys Florimonte y Carlos Perciavalle, aplaude a ambos artistas, de pie, al término de un brillante show de dos horas de duración. Pero el verdadero show se desarrolla entre bambalinas. Ingresa a esta nota de El Diario del Espectáculo y enterate de todo.

La guerra de Perciavalle y Florimonte que ambos como sus representantes desmienten a cuanto periodista se les cruce en el camino, pero que no es ajena a Santiago Cuneo, Alberto Bianco como a los integrantes del espectáculo, técnicos como personal del teatro Maipo, sigue y llegó a ser vista por periodistas y captadas por las cámaras del programa "Intrusos", el empresario Santiago Cuneo se reunió por separado con ambos y sus representantes para que haya un pacto de silencio y paz entre todos.
 
Cada noche que pasa se suma un nuevo elemento a lo que dio en llamarse "La guerra de Perciavalle y Florimonte".
 
A Carlos Perciavalle le molesta hablar del tema y Gladys Florimonte juega con el humor, pero entre lineas y desde el escenario le pega duro al artista y a la producción.
 
La guerra Perciavalle versus Florimonte que empezó con el problema de cartel para ver quién de los dos encabezaba primero, fue seguido con la negativa de hacer algo juntos en el escenario y ahora con el camarín con baño privado que ocupa Carlos Perciavalle la relación para muchos es insostenible.
 
Gladys Florimonte espera la promesa que le instalen el camarín y que tenga que ir al baño del público ya que no quiere entrar en el baño que usa Perciavalle.
 
Santiago Cuneo le prometió una solución, pero Carlos Perciavalle está muy molesto cuando Gladys entró a su camarín con las cámaras para que vieran las comodidades del artista y este estaba semidesnudo.
 
Por educación y que estaba la cámara de Intrusos no dijo nada, pero el enojo, las quejas y la bronca llegaron después a la producción del espectáculo.
 
Pero todo no termina ahí, ya que más allá que le puedan construir un camarín, cosa que todos dudan, ambos fueron obligados por la producción a acortar sus monólogos para poder hacer dos funciones diarias.
 
Gladys Florimonte, dijo que ella corta su parte siempre y cuando "el otro" corte las suyas.
 
La actriz le dijo a la producción: "La ley debe ser pareja para todos...Si yo cortó parte de mi show, que Carlitos Perciavalle también corte parte de su show". Mientras tanto, la producción le pidió a ambos que uno no hable mal del otro.