miércoles, 17 de agosto de 2011
primicias

Giselle Rímolo, internada en una clínica psiquiátrica por orden de la Justicia

La justicia teme que la presunta falsa médica atente contra su vida. Es por eso que por orden judicial Giselle Rímolo se encuentra internada desde hace algunas horas. Por consecuencia, el inicio del juicio en su contra fue postergado para febrero de 2012.

El inicio del juicio contra Giselle Rímolo estaba previsto para el 14 de setiembre próximo. Sin embargo un informe de médicos forenses indicaba que la acusada no está en condiciones psíquicas de afrontar un proceso de esta naturaleza.

Hace pocas horas se conoció que padece sintomatología de trastorno depresivo ansioso con ideación suicida, razón por la cual se halla en tratamiento farmacológico.

Sin embargo, Primiciasya.com pudo acceder a una información que no fue difundida en las últimas horas y que tiene que ver con una orden judicial.

La justicia determinó que el estado anímico de Rímolo puede ser peligroso para la integridad de su vida y por eso lo mejor es que permanezca internada.

Fuentes judiciales consultadas por este medio aseguraron que Giselle se encuentra internada en la Clínica Psiquiátrica San Isidro.

Recordemos que la presunta falsa médica está acusada de tráfico de sustancias peligrosas para la salud que produjo una muerte. El juicio fue postergado para el 15 de febrero de 2012.

Según el último parte médico, fechado el 7 de julio pasado, Rímolo está situación condiciona su capacidad judicativa y afecta su autonomía psíquica, sostuvieron los médicos forenses Juan Carlos Badaracco, Maximiliano Luna y Laura Mecena.

El 3 de agosto último, el defensor de Rímolo, el abogado Roberto Schlagel, rechazó la posibilidad de que la imputada afronte un juicio oral porque en el estado en que está no se puede defender.

Tiene afectada la capacidad de defensa (...), no digo que esté loca, pero sí incapacitada para ejercer su defensa, expresó Schlagel, quien fue secretario del ex juez federal Hernán Bernasconi cuando se produjo el caso de drogas conocido como la historia del jarrón de Guillermo Cóppola y hoy defiende, ya como abogado privado, a Rímolo.

Además de Rímolo, en el expediente están imputados su hermano Fabián, la médica Magdalena Martínez, su colega Susana Beatriz Secardini y el farmacéutico Ricardo Rodolfo Delgado.

Rímolo aparecía como la supuesta responsable de una casa de estética femenina en la cual aparentemente se suministraban medicamentos para bajar de peso. Pero se denunciaron trastornos en la salud e incluso la muerte de una paciente, Lilian Díaz, por lo cual fueron acusados Rímolo y los otros imputados, aunque no se les achacaron los mismos cargos a todos.