miércoles, 13 de abril de 2011
primicias

GH 2011: Martín Anchorena analizó La Casa en el Confesionario

El participante ingresó en el Confesionario y habló con Gran Hermano sobre la tensa situación que hoy se vive en la casa más famosa del país. En las últimas semanas todos quieren hacerse los grandes jugadores. Hagas lo que hagas, acá adentro siempre te van a decir algo, expresó.

Con apenas 6 participantes y a menos de un mes para la finalización del juego, los habitantes de la casa de Gran Hermano comienzan a luchar denodadamente por la subsistencia dentro del reality. Cualquier motivo es excusa para las recriminaciones y la paz termina por ser un objeto inalcanzable.

Algunos, como Martín Anchorena, prefieren no meterse de cabeza en las grandes diatribas que los demás protagonizan y, desde el inicio del juego, el aviador ha mantenido una postura neutral a la hora de los grandes escándalos entre sus compañeros.

Pero ahora, lo que al muchacho antes se le respetaba, acaba de convertirse en blanco de algunas de las críticas hijas de la conveniencia de algunos. Sabe, intuye, que Cristian U le respira en la nuca y ya no soporta los ataques verbales que, de soslayo o, a las escupidas, el paseador de perros lanza en su contra para tratar de amedrentarlo.

Durante su charla en el Confesionario, Martín Anchorena no sólo habla tácitamente del de Barracas, sino que también trata de abarcar la problemática grupal, según su punto de vista.

Cucho siente que cualquier cosa que uno haga, no haga, diga o deje de decir, puede convertirse en el punto de ignición que originará una nueva hecatombe dentro de la casa. Y se lo cuenta a Gran Hermano; fastidiado y renegando, luego de haberlo masticado, tal vez, por demasiado tiempo...

No te pierdas el video de esta nota.