miércoles, 16 de septiembre de 2015
internacionales

Florinda Meza reveló las razones que llevaron a la muerte a Chespirito

“Estoy aprendiendo a vivir de otra manera… estoy sobreviviendo”, señaló Florinda Meza a casi un año de la muerte de Roberto Gómez Bolaños.

Sin duda fue una muerte que remeció al mundo del espectáculo. El mexicano Roberto Gómez Bolaños dedicó una vida entera a su pasión, siendo director, actor, guionista, dramaturgo y comediante.
Reconocido en el mundo entero por sus personajes como El Chavo del Ocho, Chapulín Colorado y Doctor Chapatín, Gómez Bolaños falleció el pasado 28 de noviembre, y a casi un año de lo sucedido, su gran amor Florinda Meza, rompió el silencio.
En entrevista exclusiva para el programa "Ventaneando" de TV Azteca, la también actriz reveló los duros momentos que vivió junto a su marido, tratando de lidiar con su progresivo deterioro y la última enfermedad que le fue diagnosticada: Parkinson.
"Tenía un Parkinson tardío, que llegó a acelerar el resto de sus enfermedades. Es muy doloroso ver cómo día a día tu pareja se va deteriorando y no puedes hacer nada para detener eso. El neurólogo nos dijo que Roberto tuvo una enfermedad multiinfartos", fueron parte de las declaraciones de "Doña Florinda" en televisión.
Además agregó que el último tiempo Roberto sufría cambios de personalidad, que con el tiempo se volvieron más frecuentes, llegando incluso a la agresividad.
"Es algo muy raro, porque un hombre tan bueno, tan tolerante, tan indulgente, tan descentre... como de pronto se ponía violento conmigo y me decía cosas horribles, no lo podía creer. Luego él se sentía tan mal porque sabía que algo había pasado pero no podía recordarlo", agregó muy afectada.
A pesar de eso, Florinda poco a poco ha comenzado a aprender a vivir sin su eterno compañero de vida, lo que aseguró la tiene muy asustada.
"He vivido en un verdadero pánico los últimos tres años, pánico a eso que alguien me dijo de pronto '¿Qué vas hacer con tu vida cuando fallezca Roberto, con tu tiempo y con tu vida?' y estoy aprendiendo a vivir de otra manera... estoy sobreviviendo", señaló.
"Cuando sabes que la muerte está cerca, yo no quería hablar de eso y él me decía 'mi bonita, es lógico, tengo que morir antes mayor, soy veinte años mayor'... cuando dijo que quería hacer un testamento, yo me sentía muy mal y no sabía a quién llamar, entonces le dije '¿Por qué hacer un testamento si no te vas a morir?' y me tapaba los oídos y le decía igual que en El Chavo '¡No oigo, no oigo, soy de palo, tengo orejas de pescado!', no quería oírlo hablar de muerte", acotó.
Finalmente, acotó que toda la producción literaria de Gómez Bolaños fue heredada a su hijo Roberto, "eso lo dijo siempre".