miércoles, 25 de marzo de 2015
primicias

¿Federico Bal y Barbie Vélez ya conviven como si estuvieran casados?

El hijo de Carmen Barbieri regresó de sus vacaciones con la actriz y en su paso por un ciclo televisivo habló de la relación que lo une a la bellísima morocha y contó cómo se dio el flechazo entre ambos.

Fede Bal y Barbie Vélez están a full. La pasión inunda cada poro de los tortolitos y para cada uno, no existe otra persona que el otro. 
Lo cierto es que los chicos estuvieron juntos de vacaciones y ahora que regresaron, continúan con la vida de pareja.
Este miércoles Fede estuvo de invitado en Este Es El Show y contó que la relación marcha viento en popa.
"Hoy hubo desayuno a la mañana. Hoy tuvo producción de fotos y la llevé a trabajar", arrancó diciendo y finalmente confesó: "Estamos viviendo juntos".
"A ver... yo estoy jugando de local, ella de visitante. En mi casa. Ella vive con Nazarena, con su hermano, con Titi", agregó después.
"Cuando volvimos de México le dije: 'yo quiero vivir con vos todas las noches'. Sí, estoy a full. Me da un poco de miedo por cómo va la vida. De golpe nunca me vi en esta situación", concluyó, enamoradísimo.
Además, contó cómo comenzó la histiria entre ambos: "Hace dos o tres años, me la encontré en un boliche. Ella era re chiquita, tenía 17 ó 18. Estaba con sus amigas y yo, con los míos, y en un momento me dijo '¿sabés quién soy yo?, y yo le dije que no. Ella me contestó 'soy la hija de Nazarena'. 'Ah, ¿en serio? Mirá qué bien', le respondí y miré a mis amigos como diciendo 'qué bonita' pero bien, sin querer otra cosa. Le conté que justo estaba hablando por esos días con Nazarena porque ella me quería para Los Grimaldi y nos íbamos a juntar. Le busqué el mensaje que me había intercambiado con la madre y no la vi nunca más, se fue".
Y siguió: "Una semana después finalmente me junto con Nazarena y con Fabián Rodríguez y también fue Barbie. Estábamos sentados y Barbie estaba roja. Yo aproveché y la incomodé. Ella dice que me vino a gastar pero para mí que me vino a levantar. Entonces, le digo '¿Barbie, qué pasa? No me mirás a la cara, hace una semana me viniste a levantar al boliche' y me hacía gestos como pidiendo que me calle y me dijo '¡Federico, no te avancé!', como enojada. Tiempo después me contó que había ido a gastarme nada más...".
"Después de eso, pasaron años. Ella creció terriblemente. ¡Ja, ja! Sonó medio perverso. No, en serio... Creció mucho, físicamente y laboralmente. Está haciendo un protagónico muy bueno en La casa de Bernarda Alba. Bueno, entonces la volví a ver en noviembre del año pasado en una cena con artistas, con nuestras madres y periodistas", continuó.
"De golpe la vi enfrente y me volví loco, pero de verdad. Ella no me miraba y yo pensé 'cuando una mina no te mira, o no sos nadie o le interesás'. Yo la buscaba y nada. Como no tenía el teléfono, tuve que hacer un cruce en el baño en un momento. Vi que ella se iba al baño y fui. Le dije '¿vos vas a Mar del Plata, no? ¿Podemos vernos algún día?', y muy cortada me contestó 'bueno, fijate'. Ella venía de una relación larga y mi idea no era molestarla", reveló Fede.