miércoles, 29 de junio de 2016
primicias

Esteban Lamothe: “Debuté sexualmente con una prostituta a los 13 años”

El actor reveló cómo conoció el mundo de la sexualidad y sorprendió con sus declaraciones, teniendo en cuenta que es uno de los galanes del momento.

Esteban Lamothe seguramente haya construido su conciencia social a lo largo de los años y hoy en día, es probable que entienda que SIN CLIENTES, NO HAY TRATA.
La trata de mujeres es uno de los flagelos en Argentina y en toda Latinoamérica y los locales que ofrecen esos servicios deberían ir cerrando uno por uno. Pero claro, la complicidad estatal y policial está a la orden del día.
Uno de los galanes del momento, que protagoniza a “Educando a Nina” junto a Griselda Siciliani, en una nota con Caras, detalló cómo y cuándo debutó sexualmente.

“Debuté con una prostituta, a los 13 años. La trajo un primo, en la calle Suipacha, departamento 1 H. Me trajeron del campo. Fue mi debut, después no cogí hasta los 16. Estuve tres años a paja y agua. Recuerdo que en la habitación había un biombo, y mi otro primo, que tenía 12, debutó del otro lado. Fue en 1991 y pagué 15 pesos. Llegué, la tipa me hizo sexo oral, normal, y cuando yo me puse arriba de ella, me excité y le quise agarrar las tetas. 'Para - me dijo- si querés agarrarme las tetas son cinco pesos más'. Y no tenía más plata. Conclusión; seguí haciéndolo con las manos en los costados”, relató detalladamente.
Y agregó sin pudores: “De ahí, a los 16, creí que tenía SIDA porque me habían hecho sexo oral sin forro. Me acuerdo que iba a la Iglesia y me tiraba agua bendita en las venas por si estaba enfermo para que la virgen me curara. Era un chico de campo, bruto. Nunca fui un ganador con las mujeres: estaba en tercer o cuarto lugar.  Siempre gané minas por ser simpático, pero siempre necesité tiempo”.

Para cerrar, contó cómo vive sus relaciones amorosas: “Tengo casi 40 años, me llegó tarde. Me agarró aplacado, tranquilo. No soy un tipo que salga de noche, no tomo alcohol, no me drogo, no voy a boliches donde hay pendejas que me tienten y quieran estar conmigo porque estoy en la tele. Sabes que pasa, no me calienta estar con una mina porque me vio en la televisión. De alguna manera la piba se come al personaje. No me va. Esto ya me salva bastante del descontrol sexual. A mí me gusta coger más que vivir. Hace diez años que estoy con mi mujer y cogemos tres veces por semana, que más querés”.