martes, 27 de diciembre de 2016
Carlos Rottemberg

Escándalo entre los actores y los trabajadores teatrales por la Ley del Actor

Sancionada a fines de 2015, la ley que iguala a los afiliados a la Asociación de Actores con el resto de los trabajadores fue judicializada por la misma entidad al considerar que algunas reglamentaciones son perjudiciales para sus asociados. Los empresarios la tildan de inviable e injusta para los intérpretes.

A un año de la puesta en vigencia de la Ley del Actor, que iguala a sus miembros con el resto de los trabajadores (se los reconoce como empleados en relación de dependencia), la norma fue judicializada por la propia Asociación Argentina de Actores por considerar que algunas reglamentaciones eran perjudiciales para los asociados.
Los actores reconocen que el sector privado aplica la ley mediante los aportes de rigor, mientras que el Estado todavía sigue realizando contrataciones mediante facturación.
Esto dijo Carlos Rottemberg, representante del sector empresario, con Ámbito: "Al enterarme de su presentación advertí que esta ley no cumpliría su cometido. Ahora me reconfirma lo que sostuve. Para el teatro era inviable de la manera que se planteó. Imposible de solventar sin topes ante honorarios millonarios de personalidades que de dependientes no tienen ni una letra, e insuficiente para jubilar a la masa de actores como terminó promulgada, donde se pagan aportes y contribuciones iguales por Susana Giménez que por el último interviniente del elenco, quien sufrirá la imposibilidad cierta de acceder a los beneficios".

Siguió expresando sus sensaciones: "Muchas veces me guardo de decir todo lo que pienso para quedarme con el buen recuerdo de tantas iniciativas en conjunto, fundamentalmente logradas en tiempos donde había que ser valiente en serio para estar al frente de este tipo de organizaciones. A quienes venimos en actividad desde antes de la dictadura del 76 que no nos vengan a explicar cómo se juega a esto".

Para completar, dejó bien en claro su postura con esta declaración: "Alguna vez le escuché decir a alguien de la Asociación Argentina de Actores que un actor era igual a un empelado metalúrgico. Y yo me pregunto, ante la suspensión de las funciones de 'El otro lado de la cama' o la incertidumbre de qué pasará con 'El canasto', donde trabaja Santiago Vázquez, el actor que murió esta semana (hermano de Nicolás, protagonista de 'El otro lado..'), ¿alguna metalúrgica cierra porque un operario muere? Es tan distinta esta tarea y depende hasta del estado anímico del actor, que esta fábrica cierra. Una metalúrgica no deja de fabricar bulones porque muere un empleado".