miércoles, 21 de septiembre de 2011
primicias

Escándalo de Baraka en San Pedro: Comunicado oficial

La producción de la obra protagonizada por Darío Grandinetti, Hugo Arana, Juan Leyrado y Jorge Marrale enviaron un comunicado oficial aclarando el escándalo vivido en San Pedro. Entendemos que esta situación se debió a desafortunados errores de información y falta de rigurosidad técnica en el detalle de las medidas del escenario recibida por la compañía, expresa, entre otras cosas, el escrito.

La función del sábado 17 de septiembre de la obra BARAKA en el Teatro La Palma de la Ciudad de San Pedro debió ser cancelada en el mismo día por inconvenientes técnicos, los cuales eran de desconocimiento previo por parte del elenco y la producción del espectáculo.

En concreto, las medidas reales del escenario de dicho teatro disponibles para la puesta escenográfica no se ajustaban a la información técnica enviada con anterioridad por los responsables del propio teatro al promotor local a cargo de esta función. Dichas medidas reales (ancho y fondo del escenario) impedían la puesta en escena mínima y necesaria de la escenografía de gira así como para el desenvolvimiento del espectáculo.

Si la información técnica respecto a las medidas del escenario del teatro hubiera sido enviada en forma correcta, la obra BARAKA no habría podido ser programada en la ciudad de San Pedro, ya que no hubiera reunido los espacios mínimos de escenario requeridos para la puesta en escena de este espectáculo.

Lamentamos profundamente la cancelación de esta función, hecho inusual para una obra como BARAKA, la cual ya realizó más de 700 funciones y presentaciones en gira en más de 30 ciudades del interior de Argentina sin inconvenientes técnicos. Entendemos que esta situación se debió a desafortunados errores de información y falta de rigurosidad técnica en el detalle de las medidas del escenario recibida por la compañía.

Asimismo, aclaramos que los actores estuvieron presentes en dicho día en el teatro de San Pedro durante el proceso en que los técnicos de la obra intentaron montar la escenografía, consideraron en buena voluntad alternativas para poder llevar a cabo la función, pero las mismas no resultaron ser viables en términos técnicos sin comprometer la puesta y calidad del espectáculo.