lunes, 12 de octubre de 2015
internacionales

Entre la guerra, la paz y los zombies: habla el elenco de The Walking Dead

Norman Reedus, Steven Yeun y otros actores de la popular serie revelan detalles de la nueva temporada.

Norman Reedus, que interpreta al silente y salvaje Daryl Dixon en The walking dead, tiene excelentes noticias para todos quienes estén esperando con ansias el primer episodio de la sexta temporada.
“Creo que el punto en el que estamos ahora es el mejor de toda la historia”, cuenta en medio de la Comic-Con de Nueva York. 
En palabras de Greg Nicotero, productor ejecutivo y creativo de la serie, el tema principal de este nuevo ciclo de 16 episodios, divididos en dos tandas, no es sobrevivir, sino que vivir. Los personajes están en Alexandria, la zona más segura que han estado en toda la serie. 
“Es más interesante, incluso que en el comienzo, porque es más complicado”, agregó Reedus. “No es sólo sobrevivir, ahora hay más que eso”. El actor añade que para todo el que lo dude, su personaje no piensa rendirse nunca porque, simplemente, no ese tipo de hombre. 
“Daryl comienza la temporada como una especie de lobo domesticado, pero después puede, o no, ponerse un poquito más salvaje”, dice, tratando de mantener el suspenso. 
Para Steven Yeun, quien interpreta a Glenn Rhee en la producción, ya no se trata de quién es bueno o malo. “Los zombies son malos, los lobos no son lindos, pero todos tienen sangre en sus manos”, dice. La lucha constante ahora es mantenerse humano. 
Por ejemplo, en la temporada anterior, Glenn le perdonó la vida a Nicholas pero, en sus palabras, eso no significa necesariamente que lo haya hecho por compasión. “Glenn en ese momento pensó: ¿cruzo esta línea y mato a esta persona, que no es nadie, y me pierdo para siempre en esa dirección? ¿O lo salvo y trato de mantener algún semblante de humanidad? Porque hay un punto donde puede que no puedas volver atrás y eso varía en cada persona”, reflexiona Rhee. 
Demente primer episodio
Greg Nicotero, el productor ejecutivo y director de varios capítulos de la sexta temporada de The walking dead, incluido el primero que se estrena hoy en Estados Unidos por AMC y en Chile por Fox1, está orgulloso de sí mismo. “Es como haber tenido un bebé”, dice. 
“El episodio es un poco demente”, agrega. “Yo creo que lo que va a pasar es que la gente va a empezar a gritar en la primera secuencia, y una hora y cuatro minutos más tarde, el grito se va a acabar”.  
La serie retoma la acción en Alexandria, Virginia, una ciudad que ha logrado mantenerse como un paraíso de seguridad y civilidad dentro de la hecatombe, con un gran muro que los separa de los zombies. 
“Una de las cosas más importantes de este episodio es que te muestra esta isla que es Alexandria y el mundo que la rodea, y te muestra cómo esta pequeñísima zona de seguridad, puede que no lo sea tanto”, explica Nicotero. El episodio se llama Primera vez de nuevo precisamente porque es un nuevo comienzo. 
“La temporada pasada entró Lennie (James) -Morgan Jones en la trama- y de alguna forma cerramos varias líneas narrativas. Los personajes de este año van a comenzar a dirigirse a direcciones interesantes y únicas”, dice Nicotero. 
Otra de las novedades del episodio es que juega con el tiempo de una forma distinta a la que los espectadores de la producción están acostumbrados. Simultáneamente se verán acciones en el presente y en el pasado, y para diferenciarlas, las primeras serán en color y las segundas en blanco y negro. 
“Una de las mejores cosas de Scott Gimple (el creador de la serie) es que no le teme a nada, en términos de lo que le quiere proponer a nuestra audiencia” asegura Nicotero. “Le damos al público pequeñas claves para que al final del episodio puedan poner todas las piezas juntas y decir ¡bang! ¡Entiendo! Y es un giro enorme. Pero Scott respeta a la audiencia y quiere hacerlos trabajar un poco y ver el episodio tres, cuatro, cinco veces y decir: es increíblemente bueno”. 
Entre la paz y la violencia
Una de las grandes diferencias de esta temporada, según sus creadores, es que por primera vez en la serie todo está bajo control. Los personajes tienen determinados roles, hay sistemas que funcionan; tienen agua, luz, duchas, camas y hasta música. 
“Por primera vez tienes la oportunidad de reflexionar y pensar quién soy yo, como individuo”, explica Sonequa Martin-Green, Sasha Williams en la ficción. “Y eso trae más tensiones con el grupo”.
“Por un minuto este grupo para de correr y tienen que hacerse cargo de todo lo que han hecho”, complementa Lennie James, quien interpreta a Morgan Jones. “Por primera vez hay algo más que hacer que matar y hay un muro que te protege, y eso se convierte en un desafío”. 
Jones volvió a aparecer en la temporada anterior, luego de haberse auto recluido por la locura que le causó la muerte de su hijo, como una especie de pacifista que anda por el mundo con un palo como arma. Para él, como le dijo a Daryl, “todas las vidas son preciosas”. Esto lo pone en el lado contrario de Rick, que en la última temporada estaba intentando convencer a la gente de Alexandria que para vivir hay que matar. 
“Esas dos ideologías van a entrar en conflicto y van a caminar de la mano, entrar y salir, a través de toda la sexta temporada”, reveló James.  
La actriz descartó la idea de que su personaje mate a Rick, ella es su colaboradora, aseguró. “Esta serie le da a los humanos un camino para encontrar lo mejor de ellos mismos, si lo eligen -a un costo muy alto”.
Para Ross Marquand, que interpreta a Aaron, lo fascinante de The walking dead es que sea lo que sea que los zombies representen - crisis espiritual, terrorismo- el hecho de que los personajes luchen por no sucumbir es lo que la hace universal. 
“No es sólo una serie de zombies sino de cómo mantenemos la humanidad y nos mantenemos cuerdos en este mundo”, dice Marquand. 
Y para terminar despejando algunas dudas amorosas, los creadores descartaron un posible romance entre Rick y Michonne. ¿Y entre los favoritos de la audiencia Carol y Daryl? “No me opongo (a que su personaje tenga algún romance), pero tampoco voy a ir corriendo”, dice Reedus.