miércoles, 23 de febrero de 2011
entrevistas

Emanuel Di Gioia: A mi papá lo necesité en muchos momentos de mi vida y no estuvo

El último eliminado de Gran Hermano 2011 dialogó en exclusiva con Primiciasya.com y entre otras cosas habló de la difícil niñez que le tocó atravesar por conflictos con su padre.A mis compañeros de la casa no les pude contar mi historia porque nunca nadie me lo preguntó. Me hubiera servido para descargarme, se sinceró el hombre de San Martín.

Por Luciano López
lucianolopez@primiciasya.com

¿Cómo viviste la experiencia de Gran Hermano?

Viví la experiencia a pleno. Realmente el tiempo que había lo aproveché a full. Bailé, canté y hice cosas que nunca pude hacer en mi vida. La verdad que fue una experiencia espectacular.

Te mostraste como un líder dentro de la casa, ¿en la vida cotidiana sos de la misma forma?

Sí, tal cual como me vieron. Soy exactamente igual. Me manejo así en la vida. Siempre trato de estar metido en todo lo que hago.

Entraste con una historia de vida fuerte a cuestas, ¿por qué nunca se la contaste a tus compañeros?

No lo conté porque nunca nadie me lo preguntó, si me hubiesen preguntado lo hubiese comentado pero tampoco me daba comentarlo si nadie si interesaba en eso. Es algo que no me gusta comentar libremente ni quería pintar un papel de víctima en la casa porque no lo siento así. Todos estaban metidos con otras historias de vida y lamentablemente no lo pude contar.

¿Tenías ganas de contarlo?

Obviamente. Contándolo uno se descarga y está muy bueno que la gente conozca la historia de uno. Pero bueno, se dio así. Yo entré con otra mentalidad, simplemente quería llevarme bien con todos y tratar de aguantar hasta lo último. De hecho con los chicos que están afuera me llevo súper bien.

A raíz de la exposición que tomaste por Gran Hermano, ¿esto te puede servir para acercarte a tu papá después de tanto tiempo?

Yo creo que él solo se va a acercar. Yo lo necesité en muchos momentos de mi vida y no estuvo, ahora no tengo la necesidad de verlo. Como que fue un capítulo de mi vida cerrado. No lo siento y no tengo ganas de ir a buscarlo. Si viene él y hablamos, así será y hablando se entiende la gente. Quiero creer que él también la pasó mal. Yo no creo que lo vaya a buscar pero sí estoy dispuesto a hablar con él el día que se presente la oportunidad.