lunes, 29 de agosto de 2011
primicias

Elsa Ayala, la hija del Chúcaro, denunció que fue amenazada por un militar de aeronáutica

Luego de haber contado su historia personal con el Almirante Massera, Elsa Ayala, la hija del recordado bailarín Santiago Ayala, denunció que fue amenazada por un militar de aeronáutica.El hecho se produjo el pasado viernes a las 7:00. Quiero que me dejen tranquila, por mi hija y por mi nieto, dijo en un relato desgarrador.

Más allá de haber pisado varios escenarios y de haber formado parte de distintos elencos de bailarines, Elsa Ayala, hija del recordado Chúcaro Ayala, se dio a conocer la semana pasada cuando contó una experiencia personal con el Almirante Massera y Graciela Alfano.

Elsa contó que estuvo en el despacho del fallecido genocida para pedirle por el paradero de su desaparecido marido, hacia fines de la década del ´70. En el despacho no sólo se encontraba el Almirante, sino que además Graciela Alfano fue parte de esa reunión.

Es más, su relato tomó fuerza cuando confirmó que fue la propia Alfano la que puso el punto final en la tensa charla. ¡Bueno, basta, el Almirante está muy ocupado!, habría afirmado Graciela. ¡Pero yo quiero saber dónde está mi marido!, contestó Elsa, y recibió una bofetada de la actriz: ¿Sabés cuántas hay?.

Su testimonio fue tenido en cuenta por la justicia federal que, a raíz de lo expuesto en tevé, de oficio, investiga a la actual jurado de Bailando 2011.

Pero, viejos resabios del pasado aún siguen vigentes: El viernes por la mañana, Elsa Ayala, la hija de Santiago Ayala, fue amenazada por un militar de aeronáutica, según le confirmó a Jorge Rial en una charla que mantuvo en Radio La Red.

Desgarrada, Ayala relató que a las 7:00 del viernes, justo cuando su nieto abandonaba su vivienda, un sospechoso timbre sonó en su casa. Se acercó hasta la ventana y vio que en el exterior de la misma se encontraba un militar de aeronáutica.

Me hizo una seña para que salga y yo lo atendí desde atrás de la puerta. Se tocó el hombro como que venía a cumplir órdenes de superiores, dijo Ayala, y agregó: Yo no puedo más. Pensé que esto ya se había terminado, les pido que me dejen tranquila, por mi hija y mi nieto.

Se espera que ante la denuncia de la testigo, funcionarios del gobierno cordobés tomen medidas contundentes para brindarle seguridad y para que estos aberrantes hechos dejen de existir en un país que vive bajo el sistema democrático.