miércoles, 14 de diciembre de 2016
Yiya Murano

El difícil momento de Martín, el hijo de Yiya Murano

Martín Murano contó el mal momento de salud y económico que está viviendo. Casi no puede respirar de manera normal.

El difícil momento de Martín, el hijo de Yiya Morano. Es el único hijo de quien saltó a la fama por el caso policial de envenenar a tres amigas y estafarlas.

Yiya, correntina de 86 años, estuvo presa 16 años condenada a cadena perpetua por ese famoso caso y luego recuperó su libertad. Ese episodio policial conmovió a la opinión pública por aquel entonces.

El hombre contó el drama que está viviendo. A continuación, el anuncio de Martín despidiéndose de las redes sociales que llegó a este medio y contando el delicado momento personal que está atravesando.

"Mañana a la noche cierro mi Facebook. Me retiro de toda actividad ya que no quiero ni puedo engañar a nadie. Arritmia. Insuficiencia cardíaca varios infartos y exceso de líquido en mis pulmones. Me prohibieron caminar mas de 200 metros. No puedo casi respirar normalmente y los dolores en el pecho no cesan. Mientras duro el musical y las regalías de mi libro.pude solventar los gastos que mi enfermedad demanda. En la actualidad la empresa o cooperativa donde yo trabajaba no quiere seguir pagándome el sueldo por enfermedad y el trámite de pensión por incapacidad es lerdo. Exactamente el 70 por ciento de los ingresos que percibía se lo lleva mi medicación el resto alquiler y comida a duras penas. Las probabilidades de vida según los médicos son menores al 15 por ciento y si lograra seguir mi corazón no tiene cura. Vale decir que lo que me resta de vida deberé pasarlo así. Siempre fui un guerrero me levanté contra cualquier adversidad.ya desde chico pelee y todos saben mi historia.pero hoy ya no tiene sentido. Quede solo pues no voy a ponerme en pareja sabiendo que tengo fecha de vencimiento próxima y herir a nadie. No me crean un cobarde ya que siempre luche ante todo.pero hoy ya se terminó. Muchos de este Facebook son o fueron amigos otros conocidos y pocos muy pocos realmente parte de mi vida. A todos por igual les agradezco el haberme acompañado y que me despida no significa que yo atente contra mi ni nada parecido solo que esperaré lo que viene lo más entero posible y les pido que no me digan que no es asi que todo se puede. La realidad es una y me cansé de ignorarla. Gracias y hasta siempre" (Sic).