viernes, 18 de septiembre de 2015
primicias

El cantante confesó su soledad: "Hace rato que no me enamoro, casi no me acuerdo"

Luciano Pereyra confesó que hace mucho tiempo que no está en pareja y enamorado y analizó esta particular situación: "Tal vez no llegó esa persona".

Luciano Pereyra comenzó hablando con El Negro Oro de un referente en su vida, Horacio Guaraní: “Yo no conocí a mis abuelos y Guaraní es para mí un abuelo sabio. Es familia. Es el bife cuando uno lo necesita. Nos conectamos en los silencios”, confesó.
Luego habló de su infancia: “De chico era insoportable. Llamaba la atención de cualquier manera. Era la guitarra, la pelota, el perro y escaparme a comer moras y cantar abajo de un árbol. Me enamoraba mucho. El primer amor fue en el jardín de infantes. Julieta, una compañera. Cantaba para ella pero la peleaba porque no ella me retribuía su amor. Mi papa estaba enamorado de la música mariachi y yo conecto con él musicalmente mucho. Ahora grabó un disco y canta en todos lados”.
También se refirió a los placeres que tuvo a lo largo de su trayectoria: “En 15 años de carrera pasó todo lo que tenía que pasar. Fue una vida acompañada de la música. La canción Me gusta (2001) la grabé con Cachorro López y la había escuchado de Dyango. Después pude cantarla con él. Esas experiencias sirven para parar la pelota cuando me gana la ansiedad”.
González Oro eligió inmediatamente poner una canción de Mercedes Sosa que emocionó al invitado: “se extraña su ternura para agarrarme la mano, emocionarme con ella, hace falta. La voz es Mercedes y yo canté con la Voz. Me siento privilegiado. Extrañar a veces duele. Pero si eso pasa es porque uno ama. Por suerte canalizo cantando. Mi vida pasa sentimentalmente por la música. Todo lo que me ha pasado me hace ver las cosas de otra forma. El paso de los años me hizo emocionar sin vergüenza de cada cosa. De una flor, del sol, de cualquier cosa".
Sobre su difícil momento de salud atravesado hace unos años, dijo: “Me dio miedo perder la vida y dejar a la familia y amigos. Eso fue más fuerte que el miedo a perder la voz. La primera vez que canté después de eso, lo hice con Juan Gabriel en Cancún. A la primera frase no podía creer que estaba cantando”.
Por último, Luciano –uno de los cantantes que le cantan al amor- aseguró que está sólo: “Hace rato que no me enamoro. Casi no me acuerdo. Y no sé por qué. Tal vez no llegó la persona. Soy muy exigente conmigo y he aprendido a no serlo con los demás. El estado de convivencia es el más lindo del mundo para mí. Tener una compañera al lado para cuando uno o el otro lo necesita es maravilloso”.