jueves, 03 de septiembre de 2015
primicias

El beso de Florencia y Fernando, ¿nace otra historia de amor?

La última eliminada de la casa tardó segundos en besar a su ex compañero, Fernando, por quien había confesado cierto cariño y atracción. ¿En qué quedó aquel caliente trío con Franciso y Eloy?

Anoche se vivió la novena gala de expulsión de "Gran Hermano 2015" con la conducción de Jorge Rial. La final se acerca y los dos grupos que se conformaron en la casa están cada vez más divididos. Rial abrió el programa anunciando que esta última semana fueron las bromas pesadas entre ambos bandos lo que desató una guerra.
Francisco tiró un zapato de Marian a través de la medianera después de que la participante le partiera un huevo en la cabeza. La pérdida del zapato hizo que Marian fuera llorando al confesionario para luego vengarse escupiéndole la almohada a Francisco.
Eloy, por su parte, le puso sal a Mariano en las proteínas, algo que podría haber puesto en riesgo la salud del participante. Finalmente Eloy le avisó a tiempo a Mariano y le pidió disculpas.      
Minutos después, Rial se comunicó con la casa para charlar con los chicos, los cuales explicaron los motivos de las bromas que se estuvieron haciendo estos últimos días.
El conductor aprovechó ese momento para anunciarles a Francisco y a Marian que Gran Hermano había decidido sancionarlos con una tarjeta amarilla a cada uno; a Francisco por haberle tirado el zapato a Marian, y a Marian por haberle escupido la almohada a Francisco.
En esa misma comunicación, Rial también anunció que, después de haber cerrado parcialmente la votación, Mariano seguía jugando mientras que Belén y Flor debían continuar a la espera de la decisión del público. 
Luego, en una nueva comunicación con la casa, Rial les informó a los participantes que la regla sobre la fulminante había cambiado: a partir de ahora la fulminante no tendrá porcentaje; de esta manera el fulminado quedará en las mismas condiciones que los otros nominados. 
Durante la gala se activó la luz del cuarto rojo y quien ingresó fue Mariano. Gran Hermano le pidió que eligiera a un compañero y Mariano escogió a Marian. Cuando ambos entraron al cuarto se enteraron de que los próximos tres días deberán estar atados. Si en algún momento no cumplieran con esta directiva de Gran Hermano, los dos participantes podrían ser sancionados.          
Más tarde el conductor se comunicó por última vez con la casa, pero esta vez para anunciarle a Flor que debía abandonar el juego por decisión del público.
Flor, quien obtuvo el 53,8% de los votos, se despidió de sus compañeros, cruzó la puerta y luego mantuvo una breve charla con Rial en el estudio. Ahí también se reencontró con Fernando, su ex compañero. Antes de salir, Flor le había confesado a Rial que le gustaba y a pedido del público se dieron un beso.