lunes, 02 de mayo de 2011
primicias

El acuerdo con un representante y la ambición de la esposa de Cristian U.

Hasta noche no se sabía porqué Mary, la novia de Cristian U, en vez de decirle que lo extrañó, disparó: No firmes nada con Telefe.Previamente, la mujer que se armó un kiosco paralelo con las presentaciones de los ex participantes en los boliches, ya había cerrado un acuerdo con el representante Roberto Ramasso.

Más de 300 mil son las razones por las que Mary, la novia de Cristian U, cambió un te quiero o un te extrañé por un aborrecible y cuestionable: ¡No firmes nada con Telefe!.

Esa frase, que se filtró por el micrófono del último y digno ganador de Gran Hermano 2011, opacó por completo el trabajo que el paseador de perros hizo desde diciembre en la casa más polémica de todas las ediciones del ciclo.

Enfrentada con los padres de Cristian Urrizaga (por eso no compartieron el video emitido hace varias semanas), la novia del ganador prendió la mecha en el momento menos oportuno y priorizó el bolsillo de ambos que la alegría de un festejo tan importante como haber sido votado por más de 700 mil personas.

Mary, la actual pareja de Cristian, ya había cerrado de antemano un acuerdo con el representante de famosos Roberto Ramasso, quien le aseguró una buena agenda para recorrer boliches y presentarse por varios lugares del país, trabajo que le redituaría una suma superior a los 300 mil pesos, de acá a fin de año.

Este proyecto a corto plazo que seguramente se apagará con la llegada de otra Gran Hermano, salvo que Cristian logre instalarse en los medios de comunicación, algo sumamente difícil y que pocos ex participantes logran. De los ganadores del ciclo, hasta el momento, ninguno, porque incluso Marianela Mirra tuvo que refugiarse en su provincia natal por no aguantar la presión.

Esa es la razón por la cual Mary disparó la polémica y se mostró fría ante la mirada de miles de televidentes que se encontraban en el estudio y que de inmediato comenzaron a vivar al segundo en el juego, Emiliano.

Lo cierto es que Mary, con esta actitud, no hace más que confirmar todas las sospechas que giraban alrededor de un kiosco paralelo que la rubia montó en cinco días junto a Cristian, justo cuando éste salió del programa, el cual consiste en arreglar visitas en los boliches de los ex participantes, por supuesto, a espaldas del canal que los tiene contratados, Telefe.