viernes, 15 de enero de 2016
internacionales

El actor Sean Penn reconoció que su entrevista con El Chapo Guzmán "fue un fracaso"

"Me arrepiento porque toda esta polémica sobre este artículo (publicado en la revista ”Rolling Stone“) ignora su objetivo, que era contribuir al debate sobre la política en la guerra de las drogas”, dijo Penn.

El actor estadounidense Sean Penn consideró que su entrevista con el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán “fracasó” pues no logró el objetivo que perseguía, que era abrir un debate sobre la guerra contra las drogas, y por eso tiene remordimientos.

“Me arrepiento porque toda esta polémica sobre este artículo (publicado en la revista ”Rolling Stone“) ignora su objetivo, que era contribuir al debate sobre la política en la guerra de las drogas”, dijo Penn en una entrevista con la CBS que se emitirá el domingo, pero de la que la cadena de televisión divulgó hoy un adelanto.

Penn, que recordó que Estados Unidos es un gran consumidor de estupefacientes, dijo: “Todos queremos que este problema de la droga se termine. Todos queremos eso, que se detengan los asesinatos en Chicago”.

“Ponemos todo nuestro enfoque, toda nuestra energía, todos nuestros miles de millones de dólares en 'el chico malo' y ¿qué sucede? Tienes otra muerte al día siguiente”, lamentó el actor.

“Déjame que sea claro. Mi artículo fracasó. No cumplió su objetivo”, dijo el actor estadounidense, que entrevistó al narcotraficante mexicano en octubre mientras el líder del cártel de Sinaloa estaba todavía prófugo.

El actor negó que el encuentro con “El Chapo” haya servido para su captura, porque la entrevista tuvo lugar el pasado 2 de octubre “en un lugar que no está cerca de donde lo detuvieron”. Por eso, aseguró que no teme por su vida.

Penn cree que el gobierno mexicano se sintió humillado cuando “Rolling Stone” publicó su entrevista con el narcotraficante porque alguien había encontrado al narcotraficante antes que ellos.

“Sabemos que el gobierno mexicano se sintió muy humillado por el hecho de que alguien lo encontró antes que ellos”, dijo Penn al periodista estadounidense Charlie Rose. “Pero nadie lo encontró antes de que ellos lo hicieran. Nosotros no somos más inteligentes que la DEA (la agencia antidrogas de Estados Unidos) o que el gobierno mexicano. Nosotros tuvimos un contacto a través del cual fuemos capaces de lograr una invitación”, añadió.

El actor cree que muchos periodistas han criticado la entrevista porque se han sentido celosos de que él hubiera conseguido la exclusiva y no ellos.

“Cuando logras la entrevista que todo periodista en el mundo desea, hay muchos monstruos de ojos verdes que quieren venir a darte un beso”, dijo el actor, que criticó a los reporteros que dicen que él no es uno de ellos.

“Cuando los periodistas dicen que no soy un periodista, yo quiero ver la licencia que dice que ellos son periodistas”, añadió el actor, que opina que el hecho de ser “un periodista no convencional” le llevó a conseguir la entrevista con “El Chapo”.

Guzmán fue detenido hace una semana, después de seis meses prófugo, y según las autoridades mexicanas la cita que tuvo con Penn ayudó a ubicarlo y recapturarlo.

Penn se reunió durante siete horas el 2 de octubre con Guzmán en una localidad de la sierra de Sinaloa gracias a la intermediación de la actriz mexicana Kate del Castillo.

Como resultado de ese encuentro publicó un largo reportaje el sábado en la revista “Rolling Stone”, que fue criticado por su tono complaciente y porque fue sometido a la aprobación de “El Chapo” antes de su impresión.

En México muchos periodistas han sido asesinados por investigaciones sobre el narcotráfico y los cárteles de la droga han forzado, con ataques o amenazas, a medios de comunicación a autocensurarse.

Penn tenía previsto un segundo encuentro con Guzmán para entrevistarlo más a fondo, pero la cita no se concretó. Al final sólo pudo enviarle una serie de preguntas por escrito que fueron respondidas por el capo a través de un video de 17 minutos.

Según el actor, debido a que no fue una entrevista presencial, sino hecha por una tercera persona desconocida también para él, las preguntas no estuvieron bajo su control ni hubo posibilidad de repreguntar.

El resultado fue una entrevista fácil para Guzmán, en la que habla de su infancia y de su madre, dice que no es un hombre violento y que el negocio de las drogas seguirá aunque él fuera recapturado, como finalmente ocurrió el 8 de enero pasado.