viernes, 09 de diciembre de 2016
primicias

Demanda a una mujer porque dice que su perro lo orinó en el subte y perdió un trabajo

Christian viajaba hacia una entrevista cuando, según él, un animal descargó sus necesidades en sus ropas. A raíz de esto, casi fue expulsado de la empresa que lo iba a tomar y ahora exige una indemnización.

La reciente aprobación de una ley en la ciudad de Buenos Aires que permite que los usuarios puedan viajar con una mascota en el subte fue, de algún modo, el origen de un nuevo litigio que llegó este viernes a Imputados. Christian, la víctima del caso, denunció que un perro que circulaba con su dueña por el andén lo orinó, y que por esa razón fue casi expulsado de una entrevista de trabajo. Por esa razón, le exigió a la imputada un resarcimiento económico equivalente a dos meses de salario.

Tras conocerse el reclamo, el juez convocó a la acusada, Daniela, quien ocupó su sitio en compañía de "Pichín", el perro que se convirtió en el actor central de la historia. Consultada sobre la acusación, la mujer negó que su mascota haya sido responsable del hecho. Inclusive, para reforzar su posición, utilizaron el testimonio del guarda de la formación, quien aseguró no haber visto la situación descrita por el denunciante.

Al margen de estos testimonios, posteriormente se hizo presente en escena Sabrina, una joven que se desempeña en el sector de Recursos Humanos de la empresa que decidió cancelar la entrevista de trabajo con Christian.

La mujer, si bien criticó el modo en que Christian estaba vestido y algunas cuestiones de comportamiento, reconoció que el olor a orina que despedía el postulante fue fundamental para cancelar la entrevista, que era considerada definitiva para obtener el trabajo.

Pese a esto, el hecho de no poder probar si fue Pichín quien orinó al hombre en cuestión, terminó por resolver el caso. Así, el perro y su dueña resultaron inocentes.