martes, 12 de abril de 2011
internacionales

Cristian Castro en su paso por Buenos Aires

Cristian Castro pasó de incógnito por Buenos Aires, contratado para cantar en una fiesta de 15 en el salón Tattersall de Palermo donde estaba presente la familia Estevanez. Finalizado su show, el productor Quique Estevanez -con quien mantiene una amistosa relación- pasó a saludarlo a un privado junto a su hija.

Pocos fueron los que se enteraron del paso de Cristian Castro por Buenos Aires, ya que el mexicano estuvo de incógnito realizando varias actividades en nuestro país.

El jueves pasado, Cristian Castro concurrió a un reducto de Tango y el viernes, el cantante, no quiso el recital que la banda de Heavy Metal Iron Maiden, realizó en Vélez.

Pero eso no fue todo, además de asistir al concierto de Maiden y nutrirse con el 2x4, el hijo de Verónica Castro también trabajó, brindando un show privado en una fiesta de 15 en el salón Tattersall de Palermo donde estaba presente la familia Estevanez.

Dicen los que saben, que el artista ejerció sus dotes de galán, alagando la belleza de Sol Estevanez, hija de Enrique. Lo cierto es que el muchacho quedó flasheado con la morocha y le habría tirado onda para mantener contacto cibernético. ¡Siempre a la caza!