viernes, 04 de abril de 2014
sin_seccion

Crece la guerra | La respuesta de Rocío Oliva a Verónica Ojeda

En Desayuno Americano, se dio a conocer la repuesta de Oliva hacia Ojeda, luego de que la mamá de Diego Fernando le enviara una carta documento. El texto completo.

Tras la polémica presencia de Rocío Oliva en la mesa de Mirtha Legrand, Verónica Ojeda le envió a través de sus abogados una nueva carta documento.

La arremetida de Verónica tiene que ver con el argumentando que, en sus últimas apariciones públicas, Oliva dio a entender que el embarazo que ella perdió en realidad nunca existió.

Y ahora, Rocío le respondió mediante sus abogados. A continuación, la respuesta de Oliva que dio a conocer esta mañana el programa que conduce Pamela David por América, Desayuno Americano:

De mi mayor consideración:

Tengo el alto honor de dirigirme a usted, en relación a la carta documento que me envió en nombre y representación de Verónica Carolina Ojeda, léase por usted:

Señorita Verónica Carolina Ojeda, en tal sentido le hago saber cuanto sigue:

En primer lugar, debo señalar que desconozco el mandato de apoderado que individualiza en su comunicación, habida cuenta que no pone a mi disposición los instrumentos que así lo acreditarían. Lo dicho hasta acá, alcanza para dar por cerrada la contestación de la carta.

En segundo lugar, y no obstante lo dicho, como nobleza obliga, porque me interesa fijar mi posición para el caso de que sea cierto de que usted sea apoderado de la señorita, a continuación pasaré a contestar los términos de su comunicación.

Exige que 'a partir de la recepción de la presente' (su carta) me abstenga de opinar y demás respecto de la señorita, digo, Verónica Carolina Ojeda.

En realidad, ningún interés tengo en mencionarla tanto a ella como a quien usted identifica como 'bebé en gestación recientemente fallecido' (sic), ello así, habida cuenta que nada me vincula a tal persona, obviamente, respeto absolutamente la persona de Diego Fernando Maradona, de quien jamás me he referido en medios periodísticos. En otro orden, resulta de tal ridiculez atribuirme manifestaciones que no me corresponden y que al parecer, serían proferidas en el futuro por terceros desconocidos, que no merece que empeñe mayor esfuerzo intelectual para contestarle.

La verdad, si considero que usted sería abogado como afirma, recomendaría –humildemente- que previo al envío de emplazamientos extrajudiciales de este o similar tenor, antes de volcar sus expresiones en una carta documento, las analice detenidamente. Además, me ahorraría pérdidas de tiempo.

Por las dudas, y por si no ha quedado claro, rechazo categórica y enfáticamente todos y cada uno de los términos contenidos en la pieza en responde, por improcedentes, inexactos y ridículos.
Por último y para concluir, (usted y la señorita) quedan invitados a realizar las pertinentes denuncias penales y acciones civiles que correspondan (todas las que quiera), cuando mejor considere, donde mejor le plazca y que mejor le parezca.

Con la presente cierro intercambio epistolar. Saludos con las consideraciones de la estima que usted merece.