martes, 19 de enero de 2016
Tras la polémica

Oscar 2016: prometen cambios por discriminación racial

La presidenta de la Academia de Hollywood, Cheryl Boone Isaacs, habló sobre la reacción de la comunidad afroamericana, quienes amenazaron con un boicot a la ceremonia.     

Luego de la publicación de los nominados a los Premios Oscar 2016 el jueves pasado, se reabrió una polémica que por años ha afectado a un sector de artistas: la ausencia de actores, cineastas y películas de afroamericanos.
Las nuevas manifestaciones comenzaron a través de redes sociales, masificando el hashtag #OscarsSTILLSoWhite (Oscar todavía tan blancos).
Ante la nueva polémica, la presidenta de la Academia de Hollywood, Cheryl Boone Isaacs, salió al paso. "Me gustaría reconocer el magnífico trabajo de los nominados de este año", señaló a través de un comunicado. "Al mismo tiempo que celebramos sus extraordinarios logros, me siento afligida y frustrada por la falta de inclusión. Es un tema de conversación difícil pero importante, y es hora de grandes cambios", agregó la autoridad. Issacs, también afroamericana,  aseguró que se tomarán "medidas drásticas para modificar la composición de nuestra membresía" y que en los próximos años habrá "una diversidad muy necesitada".
Sin embargo, no es la primera vez que la Academia promete modificaciones ante una problemática, lo que genera pocas esperanzas en la comunidad negra. En los últimos años, solo la película 12 años de esclavitud logró una notoriedad importante ganando el galardón a mejor película, mejor guión adaptado y mejor actriz de reparto por el trabajo de Lupita Nyong'o, la última actriz negra que recibió este premio en 2013.
Este año, los 20 nominados a categorías de interpretación son de tez blanca. Una realidad que extrañó a muchos considerando que para esta edición había varias alternativas para ocupar uno de esos lugares. Por ejemplo, dos elogiadas cintas quedaron marginadas de estos premios, entregados por la honorable Academia hollywoodense:  Straight Outta Compton, con la historia del  grupo de rap N.W.A, y Beasts of No Nation, el drama protagonizado por Idris Elba sobre un niño africano que se ve obligado a luchar en la guerra civil.
Según miembros de la Academia, la primera tuvo problemas por estrenarse muy tarde (agosto de 2015), mientras que la segunda pudo no tener suficiente promoción por ser original de Netflix, canal de Internet que debutaba en estas lides.
Tampoco fueron consideradas las actuaciones de  Michael B. Jordan en Creed, la de Will Smith en Concussion o Samuel L. Jackson  en Los 8 más odiados, además de Oscar Isaac por Ex Machina.
Pero la molestia no solo se reduce a la comunidad afroamericana, pues también se extiende al reconocimiento de latinos y minorías sexuales. Es el caso de Benicio Del Toro, el puertorriqueño que acaba de protagonizar la elogiada película Sicario, o de Kitana Kiki Rodriguez con Mya Taylor, las actrices transgénero protagonistas de Tangerine, comedia dramática de Sean Baker elogiada por su temática centrada en dos prostitutas de Los Angeles, y reconocida por ser filmada en su totalidad en un iPhone 5S.

En la edición pasada, una de las ausencias más comentadas entre los nominados fue Selma. La falta de reconocimiento de esta cinta sobre la lucha de Martin Luther King hizo que se masificara el hashtag #OscarsSoWhite (“Oscars tan blancos”), para evidenciar la poca diversidad del certamen.
Observando que no existió ningún cambio para esta versión, el cineasta Spike Lee, quien recibió un Oscar honorífico en noviembre pasado, escribió una carta de protesta para los miembros de la Academia. "¿Cómo es posible que por segundo año seguido todos los actores nominados sean blancos? Y no hablemos del resto de categorías. ¿40 actores blancos en dos años y nada de sabor?. ¿No podemos hacer nada?", publicó en Instagram, aprovechando el día de Martin Luther King, Jr., celebrado como de costumbre el tercer lunes de enero para recordar al líder que luchó por los derechos de las personas de raza negra.
Junto a él, la esposa de Will Smith, Jada Pinkett Smith, hizo sus descargos en Facebook: "Es hora de que la gente de color se dé cuenta de la cantidad de poder e influencia que hemos amasado y de que no necesitamos pedir que nos inviten a ninguna parte".
La entrega de los premios se llevará a cabo el 28 de febrero y será conducida por Chris Rock, cómico de raza negra que decidió descomprimir la polémica a través de Twitter: "Los #Oscar. Los Premios BET para los blancos", aludiendo al canal Black Entertainment Television, orientado a la comunidad afroamericana y que entrega sus propios premios.
Fuente: La Tercera. El País. The New York Times.