jueves, 22 de octubre de 2015
anécdotas

La película que casi arruina la carrera de Marlon Brando

El prestigioso actor casi tira su carrera al mar cuando decidió sentarse en la silla de director por única vez.

La película es El Rostro Impenetrable (One Eyed Jacks, 1961). Tres años tardó Marlon en llevarla a cabo, por varias razones.
Primero, la novela en la cual se basa tiene un personaje muy parecido a Billy the Kid y justo cuando compró los derechos, Paul Newman interpretó al mismísimo Billy en El Temerario (The Left-Handed Gun, 1958), por lo cual el gran Sam Peckinpah, que hasta ese momento oficiaba de guionista, tuvo que cambiar bastante las cosas.
Después, quiso contratar a Stanley Kubrick para dirigir, e increíblemente él aceptó, pero se fue revoleando cosas cuando vio que la historia iba creciendo sin sentido sólo para dejar contenta a su estrella. Peckinpah lo siguió silbando bajito por lo mismo. Así es como Brando se hizo cargo de la dirección. El tiempo de rodaje iba a ser de tres meses, con un presupuesto de dos millones de dólares, pero la falta de experiencia y la locura del actor (se sentaba horas mirando el mar para encontrar la ola perfecta para su toma) hicieron que se extienda a un año y multiplique tres veces la cifra inicial.
Todo olía a desastre y desde Paramount se agarraron la cabeza cuando les llegó el corte original... cinco horas de duración. Mucho tuvo que ver el ego de Marlon, ya que hay más primeros planos suyos que en el resto de su carrera. Tijeras del estudio mediante, el film fue un éxito en la taquilla y hasta Brando pegó nominación a Mejor Director.
Todos quedaron contentos, menos él, que se despachó con esto: “Terminó siendo una buena película para Paramount. Los personajes están en blanco y negro, en lugar de gris y humanos como yo los pensé”..