jueves, 20 de febrero de 2014
primicias

Charly García: "El rock de acá me parece una garcha atómica"

"Yo quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir, que no es incendiar un boliche con bengalas o manifestarse como en una cancha de fútbol", explicó el músico.

Charly García, fiel a su estilo, disparó contra la música actual. “Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir: sirve para curar”, afirmó y remató: "El rock de acá me parece una garcha atómica".

Una de las leyendas del rock nacional no dudó en criticar al espectro musical que lo rodea y dar su opinió. "Yo quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir, que no es incendiar un boliche con bengalas o manifestarse como en una cancha de fútbol".

A raíz de los conciertos que dará en el Teatro Colón los días 23 y 30 de setiembre, Charly García reflexionó en una entrevista con Página 12 sobre el universo de la música y fue lapidario.

"Tenía un problema: no me gustaba a mí mismo, lo que me gustaba era lo que hacía, mi obra. Por eso un clásico era la gente que se hacía amiga mía y después me empezaba a imitar. El que se comporta como yo me aburre soberanamente".

"El rock que se hace acá me parece una garcha atómica. Ya no hablo de música, hablo de ideología. No tiene ideología y no me refiero a peronistas o comunistas. Me refiero a otra cosa. Quiero que la música cumpla la función que tiene que cumplir: sirve para curar".

Charly también habló de su proceso de rehabilitación y sobre la vida misma: "Yo me drogué mucho pero eso jamás afectó mi música. ¿Qué me salvó a mí? Lo que sé es que no fueron ni los psicólogos. Para mí no es una ciencia, es pura superchería. Yo me hago el boludo pero no olvido: me encerraron, me sacaron todos los departamentos… y nunca hice nada malo. Salí gracias a Palito y a mí. Si no todavía estaría cavando zanjas en granjas de rehabilitación”, explicó.

"Es muy complicado meterse el ego en el culo y hacer lo que te dicen para seguir vivo. Estoy eternamente agradecido a Palito, pero en definitiva salís solo... A mí me quedaron las manos artríticas, no podía tocar el piano ¡era desesperante!. Fue todo lento, pasito por pasito".