viernes, 07 de agosto de 2015
internacionales

Charlize Theron, espléndida a los 40 años

Antes de que sople las velas mientras familiares y amigos le cantan el cumpleaños feliz, seguramente se tomará unos minutos para reflexionar sobre el momento en el que le toca celebrar sus 40 años.

Sin la necesidad de un análisis profundo para recordar aquellos tiempos en que llegó a Los Ángeles con tan sólo 19 años y sin billete de vuelta a su Sudáfrica natal para intentar cumplir el sueño de ser actriz, le bastará con enumerar todas las cosas maravillosas que le ha tocado vivir en estos últimos meses.
Para empezar, y aunque se trate de una mera casualidad, la sudafricana comenzó el día con una nueva película en cartel.
En efecto, ha llegado a todos los cines norteamericanos Dark Places, un thriller en el que precisamente Theron se pone en la piel de una mujer que vivió una tragedia familiar de niña, en la que su hermano, representado como adulto por Corey Stoll, asesinó a sus padres y permanece en la cárcel desde entonces.
En el filme, que ya se había estrenado en Francia el pasado 8 de abril, el integrante de un club secreto que investiga crímenes y trata de resolverlos, papel a cargo de Nicholas Hoult, compañero de Theron en Mad Max: Furia en la carretera, la convence para revisar esos oscuros acontecimientos.
Pero fuera del ámbito cinematográfico, también tiene motivos por los que brindar. Hace escasos días adoptó a un segundo hijo, un niña en esta ocasión, a la que muy apropiadamente ha bautizado como August. La pequeña, de raza negra y nacida en Estados Unidos, tiene apenas un mes y completa una familia algo inusual formada por una madre sin pareja y un niño sudafricano negro, Jackson, de 3 años .
No faltarán las voces que señalen que Theron estará realmente triste por la reciente separación de quien fue su gran amor desde hace un año y medio, el también actor Sean Penn, en lo que parece haber sido una relación tan intensa que ya se había empezado a hablar de matrimonio.
Pero aunque la actriz no suele hablar en público de su vida privada, quienes la conocen bien saben que se habrá tomado las cosas con filosofía, mirando siempre hacia delante y rescatando todo lo positivo del tiempo que compartió con Penn en lugar de dejarse llevar por el dolor que pueda provocarle la separación.