miércoles, 18 de mayo de 2011
primicias

Carmen Barbieri le exigió a Matías Alé que cumpla con el contrato

El actor Matías Alé intentó rescindir el contrato con la productora Diwan - Bacchi debido a que Carmen Barbieri le exige que haga la gira de Bravísima, tal como figura en el contrato que tiene vigente.Alé debió bajarse de El Arco Iris de Rocío y podría tener problemas judiciales con al productora que llevará a calle Corrientes el musical infantil de Rocío Guirao Díaz.

Matías Alé podría tener problemas judiciales con la productora Diwan - Bacchi producciones por intentar rescindir el contrato que firmó para protagonizar junto a Rocío Guirao Díaz la obra El Arco Iris de Rocío.

Al momento de firmar el contrato para sumarse al musical infantil que se presentará a partir de junio en calle Corrientes, Alé le consultó a Javier Faroni, productor de Bravísima, si podía realizar la gira de la revista en las localidades que no superen los 200 kilómetros de distancia de nuestra capital metropolitana.

La intención de Matías era poder viajar en automóvil y cumplir con ambas obras: por la tarde en Buenos Aires y por la noche en la localidad cercana donde se presente la revista de Carmen Barbieri.

Desde ya, Javier Faroni le dio el ok para que Alé firme su nuevo contrato pero cuando esto llegó a oídos de Carmen Barbieri la capocómica puso el grito en el cielo y le exigió a su productor que Matías cumpla con el contrato que tiene vigente desde el verano pasado.

Así fue como Faroni debió informarle a Alé que no iba a poder autorizar esa movida, pero Alé ya había puesto el gancho para la obra infantil.

Compungido, el comediante se acercó hasta la empresa Diwan - Bacchi Producciones y les pidió encarecidamente que le rescindan el contrato, cosa que no aceptaron de ningún modo.

Al no poder cumplirlo (está confirmado que Alé se queda en Bravísima), Matías podría tener un conflicto judicial con la mencionada firma por incumplimiento de contrato. Veremos cómo decanta el tema pero se presume que el conflicto llegaría hasta las últimas consecuencias.