lunes, 19 de octubre de 2015
internacionales

Ashley Judd confiesa que sufrió acoso sexual

Todo ocurrió a finales de los años 90 pero no ha sido hasta ahora que lo ha hecho público. Los detalles en esta nota.

La actriz Ashley Judd ha protagonizado una de sus entrevistas más duras en el especial de la revista Variety Power of Women donde, sacando fuerzas, ha contado uno de los episodios de su pasado más tristes.
“Sufrí acoso sexual de un magnate de cine. En ese momento no entendía qué era lo que estaba pasando. Me tomó varios años el darme cuenta de que era algo ilegal y totalmente inaceptable”.
Y es que, tal y como cuenta la actriz de Divergente, todo sucedió mientras ella rodaba una película para la Paramount, Besos que matan. El agresor sería un magnate de la competencia que, con el pretexto de querer hablar con ella algunos aspectos técnicos de un posible papel en una nueva producción, intentó que lo suyo fuera más allá de una simple amistad.
“Fue algo asqueroso. Cada vez que él me hacía peticiones de cualquier tipo yo le contestaba que no”, asegura la actriz durante su relato a la conocida revista. “Me negué todas las veces a hacer algo que él me pedía, pero siempre volvía a casa con la sensación que no era yo la que tenía el poder”.
Sin embargo, el episodio más fuerte de lo vivido sucedió de esta manera. “Me llegó a pedir que le observase, incluso, mientras se duchaba. Yo me negué, pero me quedé en la habitación del hotel (donde se produjo el suceso) y le contesté ‘Cuando gane un premio de la Academia de Cine por una de tus películas’. Una negativa que no sentó nada bien al empresario cinematográficocuyos estudios siempre estuvieron cerrados para la actriz.
“Me senté junto a otras actrices y me dijeron que lo mismo les había sucedido a ellas y con la misma persona. Ahora, con el paso del tiempo, se que este relato podrá ayudar a mujeres que vivan este tipo de situaciones. Todos somos parte de este problema, pero también somos parte de la solución. Algunas cosas pueden parecer resultas simplemente con salir a correr un rato, pegarle a un saco de boxeo o enfrentándote a la persona que te acosa. Sin embargo, lo importante aquí es saber quién es el que retoma el poder”.