lunes, 21 de abril de 2014
primicias

Aseguran que David Bisbal se ganó a La China Suárez "de taco"

El cantante brindó un recital en la cancha de Ferro ante una muchedumbre y luego recibió en su suite del Four Seasons a una invitada de lujo: la China Suárez.

Ya es un clásico. Cada vez que un artista de renombre internacional visita nuestro país, lo primero que hace es probar la carne argentina.

Sucedió con Robbie Willians, con Luis Miguel y con los mismísimos Rolling Stones, por enumerar apenas un par de casos en particular. Ahora, el que tuvo el placer de darse una panzada fue David Bisbal

Valga la aclaración: al igual que a sus antecesores, al español no le hizo falta concurrir a ningún restaurante especializado en parrilla para que el pedido arribara directo a su mesa. Ni siquiera necesitó solicitar un delivery, porque el plato del día llegó en persona, servido en bandeja, a la puerta de su propia suite. "Te digo que era ella, la vi caminando por el pasillo ¡Y estaba en bata!".

En el hotel Four Seasons fue el comentario del desayuno, del almuerzo y de la cena. Los pasajeros, asombrados, no dudaron en relacionar la estadía de David Bisbal, huésped top del edifi cio, con la presencia de una jovencita de ojos claros que se paseaba por el lugar como si estuviese en el living de su casa, confirma la Revista Paparazzi. 

¿De quién hablamos? De María Eugenia Suárez. Sí, para los presentes no hubo dudas: la China fue el menú que muy probablemente haya disfrutado el cantante en la noche del jueves 10. Y, atando cabos, deberíamos darles la derecha. Principalmente por el fanatismo que la ex de Nicolás Cabré reconoció sentir por Bisbal, aunque también por la ubicación privilegiada que a la actriz le consiguieron en el recital que el enrulado artista brindó en el estadio de Ferro.

De hecho, María Eugenia difundió por Twitter una imagen que asegura haber tomado desde la parte trasera del escenario, un sitio al que no cualquiera puede acceder. Por supuesto que la China no se perdió un solo tema del concierto, al que asistió acompañada de una amiga.

Una vez concluido el show, comentan que la actriz pidió saludar personalmente a Bisbal y que fue el propio solista quien dio la orden para que le franquearan el paso. Entre demostraciones de afecto que van y elogios que vienen, aparentemente surgió la idea de volver a verse, en las instalaciones del hotel. Gente de palabra, ambos cumplieron lo acordado. Cada uno su parte. La China yendo a visitarlo y él recibiéndola con la atención, amigable y hospitalaria, de un buen anfitrión. De lo que pasó puertas adentro, realmente poco se conoce, pero las caminatas de la China por las inmediaciones de la lujosa suite de Bisbal, en bata y con un reluciente semblante, invitaron a imaginar que las charlas sobre las propiedades del bonsai y el debate acerca de los cambios climáticos quedaron para otra oportunidad.