domingo, 27 de noviembre de 2016
Educando a Nina

Aruzzi: "Hace mucho que no me divertía tanto en una tira como en 'Educando a Nina'"

A días del gran final de la comedia éxito del 2016, Jorgelina Aruzzi dialogó con PrimiciasYa.com e hizo un balance de las repercusiones que tuvo su personaje, Susana Ximena.

El próximo jueves 1 de diciembre llega a la pantalla de Telefe el final de Educando a Nina y, como ya es costumbre con las novelas éxito, el último capítulo será transmitido en el marco de un gran espectáculo en el Gran Rex.

Allí estará presente gran parte del elenco y, como es de esperar, será Griselda Siciliani la encargada de divertir y hacer bailar al público con sus canciones.

Pero sin lugar a duda, otra de las figuras que se destacó con su personaje fue el Jorgelina Aruzzi. A sus 41 años, la actriz se define como una "optimista muy pesimista" tras la muy buena repercusión que tuvo "Susana Ximena", la amiga íntima de Nina (Sicialiani) en la ficción.

¿Cómo te preparás para el gran final de Educando a Nina desde un teatro?

Terminamos de grabar hace dos semanas y la vivo con la expectativa de reencontrarnos todo y de estar juntos otra vez. El éxito de Nina fue primero adentro porque entre todos nos llevamos muy bien, era una fiesta de verdad y no un compromiso. Es una fiesta que terminará en el Gran Rex. Es la primera vez que voy a vivir la experiencia de un final en el teatro, será algo muy especial. Cantará primero El Bicho, luego Nina. Será lindo festejar el final con el público que siguió la tira.

¿Qué significó hacer Susana Ximena en comparación a otros personajes a lo largo de tu carrera?

Hacer de Susana Ximena fue muy lindo porque tuvo como muchos desafíos. Primero el de la tonada cordobesa, después el desafío de la actuación ya que si bien he estado en muchos programas exitosos, este personaje tuvo mucha repercusión y en la calle pasaba otra cosa, la gente siempre se acercó con amor y me llenó de orgullo eso. Hacer un producto tan bueno y que la gente responda es como un premio para un actor.

¿Cómo fue trabajar con Griselda?

Con Griselda pegamos mucha onda, venimos de lugares parecidos como es el under y las dos somos muy trabajadoras y madres. Lo que dio el color en Educando a Nina tiene que ver justamente con la protagonista, con Griselda se trabajó con total libertad y ella tuvo el mismo nivel de complicidad con muchos de sus compañeros. Cuando hay química uno trabaja mucho mejor, así que me gustaría volver a trabajar con Griselda, es una excelente compañera.

Educando a Nina Capitulo 25 (23-05) Corte 1.2.jpg


¿Qué tiene Jorgelina de Susana Ximena?

Susana Ximena es bastante diferente a mí. Ella apuntó siempre a su príncipe azul que es Don Manuel y siempre va al frente. Ella tiene una sexualidad bastante libre, en cambio yo mucho más tranquila. Todas somos un poco Susana Ximena en algún punto pero no soy tan mandada como ella. Yo soy más reservada y más tímida.

¿Cuál es la escena más memorable o alguna anécdota que no podrás olvidar?

Lo más memorable de Educando a Nina no es algo concreto sino que son las cantidades de veces que nos tentamos y tuvimos que grabar de nuevo. Hay miles de bloopers y es imposible no tentarse. Todos éramos como niños jugando y tentándonos. Hace mucho que no me divertía tanto en una tira como lo fue con Educando a Nina. Estuvo muy festivo siempre.

¿Qué proyectos tenes para el 2017?

Estaré haciendo teatro, La puerta de al lado que es una producción de Gustavo Yankelevich. Es un proyecto soñado. Y después seguiré trabajando con Underground haciendo unas participaciones en Fanny la fan, ya que con el teatro no podré estar todo el año en una tira.

Dejanos tu comentario