sábado, 16 de julio de 2011
primicias

Argentina no pudo en los penales con Uruguay y quedó eliminada

Argentina no pudo con Uruguay en los penales y quedó eliminada de la Copa América 2011. En los 90, Diego Pérez puso en ventaja a los suyos en los primeros minutos y empató Gonzalo Higuaín de cabeza.

Después de un vibrante empate 1-1, con goles de Pérez e Higuaín, Carlos Tévez erró su penal en la definición y la selección de Batista quedó afuera en cuartos.

El arranque del partido fue más abierto de lo que se esperaba. Gonzalo Higuaín tuvo la primera al minuto de juego. Una buena combinación entre el delantero del Real Madrid y Agüero que terminó con un remate que no complicó porque fue amortiguado por una pierna de un defensor uruguayo. Fue un aviso de las intenciones de dominio por parte del local.

Pero la respuesta uruguaya no se hizo esperar. Y a los cinco minutos un envío aéreo que cayó en el área argentina desnudó la mayor falencia de Batista. Cáceres ganó cómodamente de arriba y Pérez, tras el rebote de Romero, tocó al gol.

A diferencia de los partidos anteriores, Argentina no se contagió de la impaciencia de los hinchas. Mantuvo la concentración para adueñarse de la posesión de pelota. Y una jugada made in Messi, la albiceleste encontró el empate. Lío recibió por derecha y tras escapar de un rival le dio un pase a la cabeza de Higuaín para que el goleador someta a Muslera.

El gol puso las cosas en su lugar. Y la Argentina empezó a disfrutar de la aparición de su pequeño gigante. Messi encontró en el sector derecho una vía sin obstáculos para preocupar en cada participación. El slalon de La Pulga buscando el centro del campo hizo temblar la estructura defensiva de La Celeste.

El partido no cambió su tónica. Argentina dominando la pelota y el terreno, mientras que Uruguay apostando un pleno al juego aéreo. Uruguay estuvo a centímetros de volver a marcar de cabeza. Pero el asistente marcó posición adelantada de Pérez.

Justamente Pérez fue el protagonista de una jugada clave. El volante del Mónaco había sido amonestado al inicio del partido por una dura falta contra Mascherano. Y en su afán por detener una salida rápida que comandaba Fernando Gago, cortó con obstrucción y el árbitro le mostró la segunda amarilla que derivó en la roja.

Así se fueron los primeros 45 minutos. Argentina manejando el ritmo desde la claridad de Gago, con un Messi enchufado, pero sin tanta compañía de Di María que se excedió en sus intentos individuales. Mientras que Uruguay apostó todo a la cabeza de Lugano, un titán que fue una preocupación latente para la defensa albiceleste. (Fuente: A24.com)