martes, 21 de junio de 2011
primicias

Ana María Giunta: Pienso que lo discriminaron por tener HIV

La actriz rompió el silencio y sostuvo que va llegar hasta las últimas consecuencias, luego de la confusa muerte del joven que ella rescató de la villa hace 18 años. Ana María cree que hubo discriminación dado que el joven era portador de HIV y al parecer los médicos del hospital sabían de su enfermedad y se habrían negado a atenderlo.

Ana María Giunta vive una situación dramática por un hecho confuso que terminó con la vida de uno de los chicos de su hogar. Se trata de Alfredo Gustavo Cuiza, un joven de 32 años que Giunta rescató de la villa con un problema psicomotriz y que desde los 18 años estaba junto a la actriz. 

El sábado pasado Giunta viajó con su marido a Rosario. Al día siguiente recibió el llamado de Alfredo para saludar al marido de la actriz por el día del padre. A las 13 del domingo el joven llamó nuevamente para contarle que tenía fiebre. Dos horas más tarde le avisó que iría al Sanatorio Municipal Méndez para atenderse.
 
Según información a la que accedió el ciclo Intrusos, cuando el joven llegó al lugar le dijeron que no podían atenderlo porque no había cama. Entonces la actriz se comunicó con autoridades del Sanatorio que le confirmaron que le darían una cama y lo atenderían. Cuando Giunta llamó horas más tarde para conocer el estado de salud de Alfredo, una colaboradora de ella que lo acompañaba le comunicó que el chico había fallecido.

No se pudo constatar aun la causa de su muerte porque se desconocen los resultados de la autopsia. Ana María cree que hubo discriminación dado que el joven era portador de HIV y al parecer los médicos del hospital sabían de su enfermedad y se habrían negado a atenderlo.

Esta tarde, Giunta, devastada, rompió el silencio y habló de lo que le sucedió a quien definía como un hijo. Me dijo que tenía mucha fiebre y yo le dije que se tome algo. Estoy en la clínica porque tenía miedo, relató la actriz.

Y agregó: Me llamó al rato y me dijo que no lo querían internar, lo tuvieron tres horas y pico sin medicación y sin asistencia. Hasta que vino una médica que le dijo que no había lugar y que se fuera a buscar otro lugar. No había ambulancia para trasladarlo y me vuelve a llamar. Bien, entero. Me dijo: Son unos hijos de put…. Le dije que no se mueva del hospital que yo me iba para Buenos Aires. Le dije que llame a la policía si no lo querían internar. Intervino la comisaría y 40 minutos antes de morir me llamó y me dijo que había un quilombo pero que lo habían internado.

Asimismo, Ana contó que al rato la llamó una señora para anunciarle la muerte. Me dijo que no me podía pasar con él porque se había muerto. Ahí me dio un ataque. Me vine, me dieron la ropita. Pienso que lo discriminaron por ser negrito y por tener HIV, sentenció.