martes, 22 de marzo de 2011
entrevistas

Alejandro Iglesias: Tengo muchas ganas de ver a mi familia y a la vez me da un poquito de miedo volver al barrio

El último eliminado de Gran Hermano 2011 dialogó en exclusiva con El Diario del Espectáculo y se refirió a lo que será su nueva vida después de su participación en el reality de Telefe.Además habló de su última etapa dentro de la casa en donde no la pasó nada bien: La salida de Luz abrió la puerta a todo lo malo que me pasó en mi vida.

Por Luciano López
lucianolopez@primiciasya.com

¿Cómo estás viviendo estas primeras horas afuera de la casa teniendo en cuenta lo especial que debe ser esta nueva vida para vos?

No estoy contento por haber salido pero estoy contento por lo que estoy viviendo ahora. No estoy mal, no me siento frustrado ni nada. Ahora estoy contento y ansioso, estoy casi sin dormir y disfrutando mucho todo lo que me está pasando.

¿Qué te dice la gente en la calle después de animarte a contar tu historia públicamente?

La verdad todavía no pude mantener mucho contacto con el afuera. Las únicas personas que me crucé hasta el momento son del personal del hotel, después nadie más.

En tus últimos días en la casa se te vio mal anímicamente, ¿te dabas cuenta de esto?

Sí, yo lo noté así. Es un ambiente bastante difícil de llevar las 24 horas del día, sentís como que son buitres que le están sacando jugo al otro. Es una cosa que se confunde mucho el de diferenciar el juego con la persona de cada uno y es demasiado incómodo.

Este estado tuyo en los últimos días, ¿se debió a la salida de Luz que era tu sostén en la casa?

Entre otras cosas sí, eso influyó bastante. Gracias a eso se me empezaron a mezclar otras cosas de mi vida anterior. Como que la salida de Luz abrió la puerta a todo lo malo que me pasó en mi vida. Cuando te pasa algo malo ves todo negativo y me pasó eso.

¿Te volviste a encontrar con alguno de tus compañeros que ya está afuera?

Con Luz ya me crucé afuera de la casa, seguramente cuando vea al resto de los chicos me voy a sentir mucho mejor, mucho más acompañado.

¿Sos conciente que al contar tu historia con la valentía que lo hiciste podés llegar a cumplir tu sueño de operarte?

Sí, soy conciente pero me cuesta creerlo todavía. Es como que hasta que no lo tenés en la mano no podés creerlo, me cuesta.

Hasta el momento dejaste un mensaje muy importante al animarte a hablar de la disforia de sexo que para mucha personas era algo desconocido…

Obvio, eso es lo más importante de todo. Yo de le doy la importancia que se merece. Para mí fue lo más importante y lo mejor que me pasó. De mis 27 años fue lo mejor que me pasó.

¿Cómo pensas que va a hacer el reencuentro con tu familia?

(Se queda unos segundos) No sé todavía. Mi hermana me dijo que le avise antes de ir que tenía una sorpresa para mí. Tengo muchas ganas de verlos y a la vez me da un poquito de miedo volver al barrio, a la casa. En este momento estoy muy confundido, tengo la cabeza en blanco.