sábado, 02 de julio de 2011
internacionales

Alberto de Mónaco y Charlene se casaron por Iglesia

Luego de la breve ceremonia civil de ayer viernes, el príncipe Alberto II de Mónaco y la sudafricana Charlene Wittstock vivieron su casamiento por Iglesia. La boda se llevó a cabo al aire libre, en el patio de honor y los jardines del palacio.

Luego de la breve ceremonia civil de ayer viernes, que despejó rumores sobre una presunta crisis de pareja, el príncipe Alberto II de Mónaco y la sudafricana Charlene Wittstock vivieron su casamiento por iglesia.

La boda religiosa, oficiada en francés por el arzobispo de Mónaco, Bernard Barsi, se llevó a cabo al aire libre, en el patio de honor y los jardines del palacio, en lugar de en la catedral en la que se casaron los padres de Alberto, Rainiero y Grace Kelly, por una cuestión de espacio.

En el momento cúlmine, la pareja prometió mantenerse fiel "en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad", para amarse todos los días de su vida, y después de que el arzobispo expresara su deseo de que "lo que Dios ha unido no lo separe el hombre", se pusieron las alianzas. A partir de ese momento la ex nadadora se la notó algo más relajada, especialmente cuando la soprano sudafricana Pumeza Matshikiza cantó en su honor.

Charlene, que desde ayer es princesa de Mónaco, había llegado al patio de honor con un vestido del modisto italiano Giorgio Armani, ante la atenta mirada de los cerca de 3500 monegascos congregados en la Plaza del Palacio, y de los otros 800 invitados que son testigos directos de la celebración. (Diario Uno)