viernes, 08 de julio de 2016
primicias

Abrazos y lágrimas: el emotivo reencuentro de Leandro con su hermano

El Tucu, que viene golpeado desde hace algunas semanas, recibió una visita muy especial en el ático. "Quedate tranquilo y terminá el juego. Vale la pena", lo aconsejó Mariano, quien buscó animarlo para que siga adelante.

Como bien coincidieron los panelistas del Debate, fue el reencuentro más emotivo de todos los que se produjeron hasta ahora en el ático. Leandro, el Tucu, quien desde hace días parece no estar pasándola del todo bien en la Casa, tuvo este viernes la chance de estar cara con su hermano Mariano.
Combinando más de un abrazo y muchas lágrimas, Leandro pareció encontrar esa fuerza que fue perdiendo en las últimas semanas y que, inclusive, lo llevaron a pensar en abandonar la Casa.
"No es lo que se ve por la televisión. Se sufre mucho. En mi vida iba a pensar que sufriría tanto por no escuchar una chacarera dos meses", reconoció el Tucu, quien desde que pisó la Casa por primera vez confesó su pasión por la música y reveló su sueño de convertirse en folclorista.
"Yo sé que me lo puedo bancar, pero la incertidumbre de si va a valer la pena es lo que me está matando", agregó el tucumano, quien en medio de la catarsis recibió un consejo de su hermano que probablemente le dé ánimo: "Quedate tranquilo y terminá el juego. Vale la pena".