martes, 12 de abril de 2011
internacionales

A la venta, el piano en que se compuso Yesterday

El piano en el que el ex beatle Paul McCartney compuso "Yesterday, uno de los temas más versionados de en la historia de la música pop, será subastado el próximo jueves en Londres. El piano, un Eavestaff de estilo "art deco" adquirido en 1926 por la familia de la cantante británica Alma Cogan, será vendido por un precio aproximado de 125 mil libras (141 mil euros o 204 mil dólares) según los responsables de la subasta.

El instrumento, que también fue tocado por músicos como el estadounidense Sammy Davis Jr y el líder de los Rolling Stones, Mick Jagger, estuvo durante la década de 1960 en la casa de Cogan en el barrio londinense de Kensington, un lugar conocido por aquel entonces por las reuniones culturales y fiestas que se celebraban en ella.
 
McCartney
fue a la mansión de Cogan tras soñar una noche de 1964 con la melodía que acabaría convirtiéndose en "Yesterday" , según relató él mismo en una ocasión.
 
Allí tocó por primera vez una de las canciones más populares del siglo XX, con la intención de que su amiga confirmara que se trataba de una melodía original, y no un tema ya existente que McCartney hubiera recuperado de manera inconsciente durante el sueño.
 
En su biografía "Hace muchos años" , McCartney recuerda que lo primero que hizo con la melodía fue comprobar que "no tenía dueño".
 
"Me tomó algún tiempo asegurarme de que no pertenecía a nadie, y finalmente la reclamé como mía. Al principio no sabía qué letra ponerle" , relató.
 
"Yesterday" , tema al que el ex Beatle se refería como "Huevos revueltos" antes de componer la letra definitiva, se lanzó en 1965 como parte del álbum "Help" de la banda británica.
 
En la subasta del jueves saldrán a la venta otros objetos relacionados con la legendaria banda de Liverpool, como una guitarra Cherry Red que McCartney regaló al guitarrista Jimmy McCulloch en la época en la que ambos pertenecían a la banda Wings.
 
Los seguidores de los Beatles podrán añadir también a sus colecciones un contrato redactado en alemán firmado por los cuatro componentes de la banda antes de la incorporación del batería Ringo Starr, así como diversos objetos firmados por Paul y John.
 
Entre las rarezas, destacan unos folios en los que el joven McCartney ensayó la técnica de la escritura al revés. (El Universal)