lunes, 21 de abril de 2014
primicias

10 años después: ¿Qué prestigioso actor volvió a rodar en nuestro país?

Se estrena el filme de un prestigioso e importante actor que filmó hace diez años su última película en nuestras tierras. ¡Mirá de quién se trata!

Este jueves se estrenará Fermín, la película, filme de Hernán Findling y Oliver Kolker que marcó el regreso de Héctor Alterio a las filmaciones en la Argentina tras más de una década de ausencia. El actor, de 84 años, interpreta a un hombre internado en un neuropsiquiátrico que sólo puede comunicarse diciendo letras de tango y cuya única compañía es la de su su nieta Eva, quien es interpretada por Antonella Costa.

Actúan también Gastón Pauls, en el papel del doctor Ezequiel Kaufman, un psiquiatra que trabaja en el lugar donde está internado Fermín Turdera (el personaje de Alterio), cuyas características no son comprendidas por los médicos de esa institución pública. A partir del vínculo entre Kaufman y Turdera irán revelándose costumbres de la Argentina de la década del ‘40 y varias relaciones del anciano con distintas personajes que le marcaron la vida, como por ejemplo Zulma Prando, su gran amor.

El elenco se completa con Luciano Cáceres, Emilio Disi, Luis Ziembrowski, Dalma Maradona, Carlos Copelo, Silvina Valz y Rodrigo Pedreira.

Fermín, la película, viene de abrir, a comienzos de este mes, el Festival de Cine Latino en Chicago. Y en marzo fue presentada en Pantalla Pinamar. Ahí, Kolker, que es el guionista de la película, explicó que la idea surgió en 2007, cuando él se fue a vivir a los Estados Unidos, donde observó que se bailaba tango, pero sin una cabal comprensión de su esencia. Su decisión, entonces, fue hacer un filme que mostrara todo lo que implica este género a nivel música, canto, baile y poesía.

La trama salta de los años ‘40 a la actualidad y hay hechos que marcan un episodio imborrable en la vida de Fermín ocurrido en 1976. Por otra parte, la vida del Dr. Kaufman, que es nuevo en el neuropsiquiátrico, también será afectada por el mundo del tango.

En junio del año pasado, cuando Alterio estuvo en Buenos Aires rodando este filme, le dijo a Clarín: “Esta profesión me lleva y me trae, pero una cosa es ir a Roma y otra volver acá. Me provoca contradicción Buenos Aires. El sentimiento es agridulce. Antes de aceptar este papel me pregunté: ¿Me voy a cabrear en la Argentina?” Sobre su personaje, explicó que “sufrió un desgarro tan grande que se brotó”. Y el actor también habló de su amor por esa música, que aumentó cuando se radicó en España, y del paso del tiempo: “La vejez sensibiliza. Se llora con más frecuencia. Se tiene más miedo con más frecuencia. La vejez es una actitud mental, como dicen. Pero también es una cuestión física y no puedo controlarla. Yo no trabajo por trabajo. Trabajo para vivir”. (Clarín)